Jóvenes de origen mexicano descubren México por primera vez

 Shutterstock 163
Shutterstock 163
 AFP 163
AFP 163

Desde que el presidente Barack Obama firmó el decreto que creó el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) en 2012, unos 900.000 jóvenes indocumentados tienen la opción temporal de permanecer con sus familias en Estados Unidos.

Y por primera vez tienen la posibilidad de viajar a México después de 15, 20 o 25 años y luego regresar legalmente al país donde crecieron, y donde tienen su hogar.

Eso hizo que la cantidad de ex/repatriados que cruzaron la frontera hacia el sur no se haya detenido tras la promulgación del DACA, pero no con fines de residencia.

LEA MÁS:

"Advance parole (venia de reingreso) es un permiso específico para personas que tienen DACA", explicó a Infobae Frida Espinosa Cárdenas, criada en Arizona y actual coordinadora del Área de Apoyo a Familias Transnacionales en el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI) de México. "Por razones académicas o familiares (por ejemplo, un familiar que está enfermo), se pude obtener este permiso especial para salir de Estados Unidos".

Un grupo cerrado en Facebook, con ese mismo nombre, ha reunido a los primeros que viven la experiencia.

En la Red Solidaria Transfronteriza de Jóvenes Activistas Migrantes, que se creó en julio de 2015, Espinosa conoció a un grupo de 25 estudiantes que por primera vez llegaron a México. "Eran historias súper emotivas... ¡Una chava iba a ir a Yucatán para conocer a su hermana después de 20 años! Otra compañera, de Chicago, que es mariachi —siempre ha tenido una identidad mexicana superfuerte, por medio de su talento artístico— nunca había venido a México: iba regresaba por primera vez a Michoacán, donde había nacido".

—¿Qué comentaban sobre la experiencia?

—Que cambia la vida. Muchos se van pensando que no son tan mexicanos como creían. Otros sienten un reencuentro con una comunidad que no sabían que tenían. Esta población en específico no habla de otros desafíos. Están regresando cada día, muchos con sus hijos.

Por primera vez tienen la posibilidad de viajar a México después de 15, 20 o 25 años y luego regresar legalmente al país donde crecieron y tienen su hogar

En la página web de United We Dream, la mayor organización no gubernamental de jóvenes migrantes —100.000 miembros y 55 organizaciones afiliadas en 26 estados— Laura contó "Diez cosas que aprendí en mi viaje a México por medio de la venia de reingreso".

La joven llevaba 23 años en los Estados Unidos. "No sabía cómo reaccionar, porque tenía tantas preguntas en la cabeza. Me sentía entusiasmada y confundida. No podía creer que volvería a México antes que mis padres".

Algunas recomendaciones parecen naïf: cambiar el dinero antes de salir del aeropuerto, tener cuidado al comer la deliciosa comida que se vende en las calles para evitar la maldición de Moctezuma.

Otras son muy especiales: "Tenía miedo de no saber cómo iba a reaccionar mi familia cuando me viera. Me preguntaba si tendría de qué hablar con ellos. También temía que mi español sonase raro o que no pudiera encontrar las palabras justas. Ahora sé que estuvo bien que no supiera lo suficiente sobre México y me llevó un tiempo que mi cerebro se pasara a pensar y hablar en español, porque somos de aquí y de allá. También descubrí que nuestra sangre reconoce a la familia y una vez que los vemos y los abrazamos es como si nunca nos hubiéramos ido, aún si han pasado 23 años y uno ni los recuerda".