Sheila E., la ex amante que quiere controlar la millonaria herencia de Prince

La fortuna se ubica entre los 300 y los 500 millones de dólares. Pero es un misterio cómo se repartirá ese dinero. La amante que quiere controlar el tesoro

 AP 163
AP 163

La herencia de Prince está a punto de convertirse en un escándalo de proporciones millonarias. Calculada entre los 300 y los 500 millones de dólares, el cantante no habría dejado un testamento escrito, por lo que sus familiares quieren hacerse cargo de la fortuna.


Sin embargo, una famosa música y ex amante del artista muerto el pasado 21 de abril, lucha desesperadamente por administrar el preciado tesoro. Se trata de Sheila E., de 58 años, quien tuvo un breve romance con el cantante mientras compartieron la banda liderada por el popular artista.


De acuerdo con una fuente cercana a la mujer, Sheila ya habría contactado a Tyka Nelson -hermana de Prince- para que le permita ejecutar los bienes del extinto artista. "Sheila quiere proteger su herencia a todo costa, pero parece poco probable que la familia se lo vaya a permitir, a pesar de que los amigos de Prince presionan para que sea ella quien tome el control", dijo el allegado y quien conoce como pocos la historia familiar.


Según el insider citado por el sitio RadarOnLine, Sheila quiere tomar el control de la herencia sin ningún interés oculto. "Incluso se ofreció a hacerlo sin cobrar", agregó. Hasta el momento, una corte determinó que sería Nelson quien tomara el poder sobre sus bienes. Sin embargo, esa decisión podría reverse si una instancia superior así lo determina.


  163
163

La mayoría del legado de Prince, incluido su catálogo musical, sería distribuido entre sus hermanos y hermanas, luego de que no se conociera su testamento. Las dudas sobre la capacidad de Tyka para administrar más de 300 millones de dólares son cada vez mayores. "Hay un caos total y absoluto, porque Tyka no está versada como para manejar algo como esto", añadió la fuente consultada por el sitio norteamericano.


Días atrás se conoció que Prince no había dejado un documento escrito para conocer su voluntad. Tyka había pedido que se designara un administrador oficial para manejar los asuntos que el músico dejó sin solucionar. "Yo no sé de la existencia de una voluntad y no tengo ningún indicio de que mi hermano dejara un testamento escrito", indica en su petición.


LEA MÁS:

Además, insiste en la necesidad de que un experto se haga cargo de los temas de la herencia porque Prince "no nombró a ningún representante legal ni en Minnesota ni en ningún otro lugar". Es allí donde la figura de Sheila podría tomar protagonismo.


Según el diario Los Ángeles Times, si no se encuentra el testamento, en virtud de las leyes que rigen en Minnesota, los hermanos y los hermanastros compartirán el legado económico del cantante en partes iguales, sin que Tyka Nelson, hermana biológica de Prince, tenga un tratamiento preferente por esta cuestión.