El mal clilma afectó el ritmo de ejecución de obras privadas, y los sobreprecios paralizaron las del sector público Shutterstock 162
El mal clilma afectó el ritmo de ejecución de obras privadas, y los sobreprecios paralizaron las del sector público Shutterstock 162

Mientras el Banco Central intenta promover la Unidad de Vivienda, que ajusta por una tasa de inflación que desde diciembre se ubica firme arriba del 3% por mes, el Indec informó que el Nivel General del Índice del Costo de la Construcción en el Gran Buenos Aires correspondiente a marzo registró, en relación con las cifras de febrero último un incremento de 1 por ciento.

Este resultado surge como consecuencia del alza de 1,8% en el capítulo "Materiales", 0,2% en el capítulo de "Mano de obra" y 2,5% en el capítulo "Gastos generales".

Volvió a ampliarse la brecha entre la inflación y la suba del costo de construcción

El objetivo del Indice del Costo de la Construcción es medir las variaciones mensuales que experimenta el costo de la construcción privada de edificios destinados a viviendas, en la Capital Federal y 24 partidos del conurbano bonaerense. En ese ámbito, la estimación oficial dio cuenta que el costo de construir un metro cuadrado de una vivienda unifamiliar se elevó apenas 0,7%; mientras que para el caso de las unidades multifamiliares, como un edificio, el aumento del mes fue de 1,3 por ciento.

En todos los casos, las variaciones no sólo resultaron marcadamente inferiores al alza del promedio general de precios que para el caso de la Ciudad de Buenos Aires fue de 3,3% y en San Luis de 3%, sino a la de los tres meses precedentes.

El metro cuadrado de construcción subió 0,7% para las viviendas unifamiliares y 1,3% para las multifamiliares

Claramente, un factor determinante de semejante disparidad, es que el gremio de la construcción aún no ha pactado los ajustes de salarios, un componente que representa casi la mitad del costo de construcción.

Expectativa de convergencia

Sin embargo, cuando el incremento que se determine en paritaria se aplique, se estima que tendrá un impacto de una vez y por tanto no debiera cambiar la tendencia descendente de un indicador que en esta etapa del año está afectado por la crisis que afecta a la obra pública, pero también a la privada por un ciclo inusual de lluvias.

Además, históricamente, los índices de inflación y de la construcción tienden a mostrar variaciones parecidas en una comparación de más plazo, entre seis meses y un año, cuando pierden relevancia los efectos determinados por situaciones estacionales o ajustes de una vez, como en el índice general de inflación de la Ciudad provocaron la revisión de los cuadros tarifarios de luz, gas, agua y transporte.

icc_04_16
El Indec mantiene la práctica de no calcular la variación en los pasados doce meses