Cuando Ricardo Echegaray fue convocado al despacho del radical Alejandro Nieva, en el octavo piso del edificio de la Auditoría General de la Nación (AGN), los cuatro auditores ya llevaban un rato reunidos con la decisión tomada. Además de Nieva, Jesús Rodríguez, Gabriel Mihura Estrada y Francisco Javier Fernández esperaban al titular de la AGN con una pésima noticia: al igual que el miércoles pasado, ninguno de los cuatro funcionarios bajará a la reunión del colegio prevista para mañana. Así lo confirmaron a Infobae dos de los participantes del encuentro.

Golpeado por la Justicia y sin respaldo político, Echegaray buscó hoy el apoyo de Fernández, uno de los tres representantes peronistas del organismo y el más alineado con la postura del PJ, en especial con el senador Miguel Ángel Pichetto. La otra representante justicialista, Vilma Castillo, fue operada hoy de una dolencia menor y tampoco haría demasiados esfuerzos en presentarse mañana a la convocatoria del ex director de la AFIP. El tercer auditor del PJ, el camporista Juan Ignacio Forlón, es el único que podría acompañar al ex sabueso en la reunión de mañana. No alcanza: hacen falta cuatro miembros para dar quórum y tratar el temario agendado.

El boicot peronista provocó un nuevo cimbronazo en las filas de Echegaray, cuyo futuro al frente de la AGN comienza a precipitarse, según su entorno. En las últimas horas, el juez Claudio Bonadio lo citó a indagatoria por una querella iniciada por el ministro Alfonso Prat-Gay por falso testimonio. Con prohibición para salir del país, el ex titular de la AFIP ya había sido citado para los primeros días de mayo por el juez Sebastián Casanello en el marco de la causa denominada "la ruta del dinero K". En el encuentro de hoy, y frente a los auditores, el titular de la Auditoría volvió a insistir en que recién renunciaría con un procesamiento firme.

El vacío del peronismo –Echegaray volvería hoy a citar al colegio recién para el 11 de mayo– se suma a la decisión del bloque oficialista y a la del massismo de ausentarse hasta tanto se resuelva su situación procesal, mientras el Gobierno analiza los artilugios legales para desplazarlo desde el Parlamento. La diputada Elisa Carrió, integrante de la coalición gubernamental, volvió ayer a cargar duramente contra el funcionario: "Es uno de los mayores ladrones", insistó en declaraciones televisivas.

Pero el mayor problema del ex titular de la AFIP, además de la tormenta judicial, es el ostracismo político por el que atraviesa. Como anticipó Infobae, la Cámara Nacional Electoral avaló este martes la lista de unidad integrada por José Luis Gioja y Daniel Scioli para las elecciones del Justicialismo previstas para el 8 de mayo. Tras ese cónclave, el peronismo podría pedir la cabeza de Echegaray en un ente clave para la fiscalización de la anterior gestión y, en un tiempo, la de Mauricio Macri. Vuelve a sonar el nombre del ex gobernador Eduardo Fellner, vetado por Cristina Kirchner en un almuerzo con mandatarios provinciales en la Casa Rosada antes de dejar el Gobierno, y también asoma el de Julián Domínguez, ex precandidato a gobernador bonaerense.