Es uno de los tres "argentinos" que integran la lista. La revista Time incluyó al papa Francisco entre las 100 personalidades más influyentes del mundo, bajo la categoría "Titanes", que lideran Priscila Chang y Mark Zuckerberg, el creador de Facebook y su esposa. "La única manera de alcanzar nuestro potencial es canalizar los talentos, ideas y contribuciones de todas las personas en el mundo", es la definición que dio la publicación sobre el tema.

El sumo pontífice comparte con el presidente Mauricio Macri -que para su perfil convocaron a Paul Singer- y la reina de Holanda Máxima, que confeccionó el perfil Tilman Ehrbeck, integrante de la red Omidyar, la fundación filantrópica creada por el fundador de eBay, Pierre Omidyar.

La opinión y la descripción sobre el papa Francisco corrió por cuenta del vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, que destacó que durante los seis días que estuvo en septiembre pasado en su país "cautivó" a la sociedad norteamericana. "Lo vi con el presidente Obama al darle la bienvenida a la Casa Blanca, rebosante de admiradores. Lo vi cuando se dirigió al Congreso, y decenas de miles de simpatizantes se reunieron en nuestro National Mall. Miles de personas más vieron como viajó a la ciudad de Nueva York y Filadelfia, y aún más en todo el país se sintió su presencia, incluso cientos de millas de distancia", destaca Biden.

"Él electrizó al mundo porque encarna los principios básicos de la doctrina social católica que también afectan a todas las grandes religiones: todo el mundo tiene derecho a ser tratado con dignidad; tenemos la obligación de ayudar a los pobres; tenemos responsabilidades para con los otros y para con nuestro planeta", agrega el vicepresidente norteamericano.

Finalmente, Biden afirma que el papa Francisco "encarna nuestra obligación colectiva para dar sentido a estos principios universales, que la fe es un regalo no reveló simplemente en lo que creemos, sino también en lo que hacemos juntos. Eso es especialmente el caso en los Estados Unidos, donde la historia de nuestro viaje es siempre en la dirección de la inclusión y la aceptación, en la expansión de los derechos y el reconocimiento de las diferencias, y donde todo el mundo es bienvenido".