Jorge Chueco, un abogado clave en el armado que habría utilizado el empresario Lázaro Báez para lavar dinero, será indagado hoy por el juez federal Sebastián Casanello.

Fue detenido en Paraguay por la causa de lavado de activos o "ruta del dinero K", y lo trasladaron ayer a Buenos Aires desde Misiones, donde estaba tras ser expulsado de Paraguay.

En un avión CASA 212 de la Prefectura Naval que partió 11:20 desde Posadas, el letrado fue subido esposado y con un chaleco antibalas, luego de ser arrestado en la ciudad paraguaya de Encarnación, donde se encontraba en condición de prófugo.

Inicialmente Chueco había quedado alojado en el Escuadrón 50 de la Gendarmería de Posadas y luego, tras ser trasladado a Buenos Aires, quedó preso en un calabozo del edificio Centinela de la
Gendarmería.

Chueco intentó suicidarse minutos antes de ser detenido, confirmó Liliana Galeano, la fiscal que intervino en la causa. La funcionaria relató que en la habitación donde se hospedó el abogado había "una botella de vino" y "un blister de clonazepam sin ninguna pastilla": explicó que el hombre pidió dormir en "el piso más alto" del hotel y que un conserje advirtió que pretendía saltar al vacío.

En declaraciones a La Once Diez, Galeano, la agente de la fiscalía 8 de Encarnación, sostuvo que Chueco se registró en el hotel con un nombre falso "a altas horas de la madrugada" y no pagó la habitación.

"Llegó a altas horas de la madrugada, entonces lo dejaron que ingrese y al otro día le iban a cobrar. No le cobraron porque pensaron que iba a pagar con tarjeta de crédito", explicó la funcionaria.

Galeano relató además que "el hotel tiene departamentos en una torre y aparte el hotel propiamente dicho" y que "Chueco pensó que los departamentos, que son bastante altos, formaban parte del hotel y pidió el departamento más alto", que es un tercer piso.

"Realmente el que le salvó la vida es el conserje, que justo estaba mirando el sistema de cámaras de seguridad y vio que (Chueco) se iba caminando como mareado. Lo siguió con la cámara y vio que se estaba inclinando como para tirarse. Entonces pidió ayuda a los otros conserjes y fueron a socorrerlo", relató.