Fariña: "Para el mundo, Lázaro Báez es testaferro de Néstor Kirchner"

 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

Durante la extensa indagatoria que Fariña prestó frente al juez federal Sebastián Casanello no se guardó nada. Sobre el dinero en efectivo usado en las distintas operaciones para darle una apariencia lícita dijo que llegaba del sur y permanecía en distintos lugares no más de un día hasta que se hacía la operación. La plata se guardaba en un departamento del barrio porteño de Belgrano que pertenecía a Lázaro Báez.

Fariña relató que entre fines de 2010 y principios de 2011, comenzaron a llevar por tierra mucho dinero en efectivo en camiones de Austral Construcciones al Chaco. Concretamente a la ciudad de Resistencia donde Báez tiene la empresa Adelmo Biancalini e Hijos.

 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

"El efectivo se enviaba al Chaco para guardarlo allá", dijo Fariña. Luego cuenta a manera de anécdota que en una oportunidad una tanda de billetes, los últimos del fajo habían quedado inutilizados por efecto de la humedad y de hongos. Esto se producía porque uno de los lugares donde se guardaba el dinero era la supuesta bodega de Lázaro Báez.

Los billetes se guardaban en cajones, algunos de los cuales estaban en contacto con el piso, lo que generaba que se humedecieran. "En la chacra donde siempre comíamos los viernes, guardaban una cantidad importante de dinero", reveló Fariña. Y agregó que a diferencia de lo que se ve en los videos de SGI, nunca vio fajos con la banda de papel que usan los bancos sino que tenían siempre gomitas.

Fariña mencionó que en una ocasión en que habían conseguido transferir al exterior unos siete u ocho millones de euros en tres días cuando lo máximo que se podía hacer era 600 o 700 mil en una semana, Lázaro Báez lo cita a su oficina de la calle Carabelas. Cuando llega, lo atiende Báez solo y le cuenta que había venido de hablar con la jefa, que es Cristina Kirchner y que le había preguntado si él estaba sacando dinero al exterior. Sobre este tema, Fariña declaró que más allá del negocio en común que tenía Néstor Kirchner con Lázaro Báez, Lázaro guardaba parte del dinero de Néstor proveniente de "negocios".

"Cuando Néstor muere, Cristina no estaba al tanto de todo lo que Báez tenía", contó Fariña ante el juez Casanello.

Dentro del cúmulo de información que aportó Fariña, reveló que el armado de las cuentas en el exterior para depositar los fondos girados por Lázaro Báez fue hecho por Santiago Walter Carradori. Dijo además que Carradori tenía conocimiento de quién era Báez y que ese dinero era en parte de Néstor Kirchner.

Es allí donde aparece un problema: los bancos del exterior no querían abrir una cuenta a nombre de Lázaro Báez.

Las entidades piden una serie de información y son reticentes a tomar dinero de personas vinculadas al narcotráfico, al tráfico de armas y a políticos o empresarios vinculados a la función pública.

Contó Fariña en la indagatoria que para obtener esos datos hay un sistema mundial de información que se llama WCI (World Check Information). "Yo tuve en la mano el WCI de Lázaro Báez", dijo Fariña, y agregó: "para el mundo, Lázaro Báez es testaferro de Néstor Kirchner".