Fin del default: hacia la compresión de tasas

Por Germán FermoEl regreso de la Argentina al mercado de capitales internacionales puede traer consigo una caída de "spreads" de la deuda soberana en torno a los 150 puntos básicos y presión bajista al dólar

 DPA 162
DPA 162

Tuiteaba el viernes:

"No me sorprendería que ARG en los próximos 180 días haga compresión de spreads en su parte larga de entre 100 y 150 puntos básicos. Vamos ARG!"

"Tasas cortas al 38% y cierre de holdouts puede ser un cocktail bearish explosivo para el dólar a corto plazo"

"A quienes tienen Lebacs, el bono largo de la semana próxima es buena alternativa: te llevas usd baratos y mtm vía duration"

"Me parece que se vienen 60 días para llevarse dólares muy baratos en Argentina"

Estos cuatro tuits se relacionan a un solo concepto: fin del fatídico default. Varias veces mencioné que el cierre definitivo del default es la decisión más importante del año para Macri y finalmente, durante esta semana el mercado verá debutar bonos bien largos de Argentina soberana con una duration aproximada de 20 años que en principio, cotizarían a una yield del 8 por ciento. Es claro que Argentina todavía tiene que articular una historia contundente para que los pibes de Wall Street se apalanquen en la misma y salgan a comprar activos argentinos con mayor intensidad de la actual, pero a pesar de ello, el interés existe y es clarísimo. Tengo la sensación de que verídica o no, dicha historia comenzará a finiquitarse en las próximas semanas y en dicho entorno la positividad reinará para el trading de renta fija soberana argentina.

Respecto a "la historia" la misma ya tiene tres puntos enormes a favor de este gobierno: a) liberación del cepo, b) cierre con los holdouts, c) ajustes de tarifas. Tres decisiones que transformaron la forma de funcionamiento del país, falta todavía mucho pero el avance es elocuente: bien por el gobierno. A esto se le suma además un claro clima de negocios exponencialmente superior al delirio K que tuvimos que padecer durante la déKada perdida. Pero insisto, en un enfoque de gradualismo fiscal en donde el déficit nos acompañará por años enteros, crecer se torna la variable más importante para asegurar sostenibilidad de la deuda a largo plazo y esa es la pregunta no respuesta todavía. Y esa es entonces la razón de por qué la compresión de spreads tan necesaria para Argentina todavía no se está dando. No me sorprendería que se intente articular una historia durante el segundo semestre del 2016 y recuerdo: ni siquiera tiene que ser totalmente verídica, solo debe representar un input para que Wall Street lo reparta al mundo entero, cosa que hacen muy bien.

Asoma un claro clima de negocios exponencialmente superior al delirio K

Entonces, en un mundo ridículo en donde las tasas de la deuda a 10 años de Japón y Alemania son negativas, en donde un el bono del Tesoro de los EEUU a 10 años a 1,70% parece mucho de golpe, comienza a aflorar Argentina como la nueva perla de emergentes, lenta pero perlita al fin de cuentas. El equipo económico sabe esto perfectamente bien y no me sorprendería que intente articular una historia completa de crecimiento y sustentabilidad de la deuda en los próximos meses. En ese escenario, sería altamente posible ver a Argentina soberana comprimiendo spreads en su parte larga en al menos 150 puntos básicos: duration*compresión de spreads= retorno del 30% en el bono largo. Nada mal para un mundo en donde nada rinde nada. Me encanta la renta fija Argentina en especial, la larga.

El camino que resta transitar al país en los próximos 12 meses seguirá siendo durísimo. Desarmar el entramado de restricciones de la administración anterior llevará mucho tiempo y el enfoque gradual escogido seguramente retardará los efectos en el tiempo. Pero a pesar de las trabas que seguramente tendremos en el futuro existe un marcadísimo interés por renta fija y variable argentina y un evento todavía lejos está de ser "priceado": la incorporación de Argentina a índices de emergentes. Por lo tanto, quizá el trade a seguir sea navegar long la parte larga de la curva argentina por los próximos seis meses, dejar que la liberación de restricciones libere e impacte finalmente a la economía real e intentar agarrar otro leg-up contundente en équity hacia fines del 2016 y de caras al 2017. Vamos ARG!


(*) Germán Fermo. Ph.D. in Economics, UCLA, Máster en Economía CEMA. Actualmente se desempeña como Director de MacroFinance y como Director de la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella.