AP 163
AP 163

El presidente Rafael Correa envió desde el Vaticano mensajes de apoyo al pueblo de Ecuador luego de que un fuerte terremoto sacudiera varias localidades de ese país y al menos 77 personas perdieran la vida y un alerta de tsunami se expandiera por toda la costa del Océano Pacífico.


"¡Ánimo país! Hemos tenido un fuerte sismo", comenzó el primero de los tuits que envió el mandatario ecuatoriano desde Europa cuando se conocieron los primeros reportes. En ese mismo mensaje Correa avisó que "las autoridades están en puestos de control evaluando daños y tomando acciones. Estoy siguiendo eventos".



Correa llegó a Roma el viernes e informó en su cuenta que regresará lo más pronto posible a Ecuador para ponerse al corriente de la tragedia que enluta no sólo a ese país, sino a toda la región. "Lo más pronto que podemos regresar es las 10h00 hora de Roma, 3h00 de Ecuador. Llegaremos a la tarde. ¡Ánimo!", repitió el presidente.


Más temprano, Correa había celebrado su encuentro con el papa Francisco y anunciado la conferencia que daría en el Vaticano, donde llegó hace escasas horas. "Hoy tuvimos misa con el Papa y pudimos darle un gran abrazo", publicó el jefe de Estado.


"Acabo de firmar decreto de excepción y movilización nacional. País en emergencia. Hoy más unidos que nunca", señaló el mandatario y añadió: "Daños son graves y tenemos decenas de muertos. Terremoto más fuerte de las últimas décadas".


A cargo del operativo quedó el vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, quien fue el encargado de anunciar por cadena nacional el recuento preliminar de víctimas mortales que enlutaron al país andino.