A más de un mes de firmar su divorcio de Matías Alé, María del Mar pisó el estudio de Intrusos para hablar de lo que vivió con su ex marido y especialmente de lo que pasó en los primeros días de noviembre de 2015 cuando el actor sufrió el brote psicótico.

La joven cordobesa contó que una vez que un médico psiquiatra vio el estado en el que estaba, le recetó unas gotas para sedarlo y luego trasladarlo en ambulancia a una clínica. Ella le pidió a Luciano, amigo de su entonces pareja, que fuera a comprarlas. Para que Alé no sospechara, le dijeron que iba a comprar comida para almorzar. Cuando regresó con el medicamento, él no lo dejó ingresar al departamento. Decía que el que estaba llamando a la puerta era el diablo. Ni el pedido de María del Mar, que había dicho que tenía hambre, pudo hacerlo cambiar de opinión. En ese momento le hizo un comentario escalofriante: "Si tenés hambre, yo me corto un dedo y te lo vas a comer".

Luego de eso, la madre del María del Mar trató de distraerlo, pero no pudo lograrlo. Cuando ellas intentaron escapar, el actor salió, las atrapó en el pasillo y pasó un tiempo largo hasta que llegó la policía. "Pasó un rato, salieron vecinos y nadie hizo nada. Y eso que nosotros gritamos", dijo frente a Jorge Rial. Cuando las fuerzas de seguridad arribaron la tarea no fue fácil: "La policía no lo podía agarrar, no me soltaba".