En una nueva visita a Buenos Aires, Los amigos invisibles se sorprendieron por el movimiento nocturno que tiene la ciudad. "Nos encontramos con una calle repleta de pibes, como dicen ustedes, hasta las 7, 8 o 9 de la mañana", dijo el bajista Catire Torres a la cámara de Teleshow y, junto a sus compañeros Chulius Briceño y Mamel Roura -voz y batería respectivamente de la banda que editó su primer disco hace más de 20 años-, aseguró que eso no pasa en Venezuela, donde el conflicto social y político que se vive durante la presidencia de Nicolás Maduro también afecta a la cultura y el entretenimiento.

El cantante de Los amigos invisibles contó que cada vez se entera de más casos de colegas que quieren dejar Venezuela "porque no pasa absolutamente nada en el negocio de la música": "Eso que te decía de ver a Buenos Aires repleto a las 7 de la mañana es parte de la economía del país y eso en Venezuela ha dejado de existir. El músico venezolano está frente a una realidad de que no puede vivir de lo que sabe hacer. Y la inseguridad, qué te puedo decir, si ese es el miedo que tiene el músico, de que su amplificador y su guitarra sea robado cuando va a tocar. Eso es lo que pasa".

También cuestionaron cómo se ha politizado todo el sistema de apoyo y fomento a los artistas venezolanos. Chulius explicó cómo funciona: "Hay poco apoyo y el poco que hay es si estás a su favor. 'Si estás a mi favor, yo te apoyo, si no estás a mi favor, no'". Catire acotó: "Si cantas algo de la revolución o si tiene una película de ello o que refleje algo conveniente para el proceso, puedes conseguir apoyo. De otra manera olvidate". Pese a que el panorama es negro, Mamel pudo encontrar algo positivo en lo que sucede en Venezuela: "Creativamente está pasando algo maravilloso, porque como no hay industria la gente está haciendo lo que se le da la gana básicamente".

Los amigos invisibles también hablaron de los colegas argentinos que figuran como colaboradores de su próximo disco. "Aquí nadie está sano" es la canción en la que participarán Los Auténticos Decadentes. "Nos conocimos en Nueva York en el 99 cuando Mosca y otros del grupo fueron a ver a esta banda venezolana que había firmado David Byrne", expresó Chulius: "Nosotros a ellos los conocíamos a través de 'La guitarra' que, creo, es un himno de cualquier músico latinoamericano por siempre".