NA 162
NA 162

Mejor uso del espectro, inversiones y más antenas son algunos de los pilares necesarios para que mejoren las comunicaciones vía celular, que a pesar de la llegada del 4G continúan siendo deficientes en toda la Argentina.


La primera promesa del Gobierno para elevar la calidad de las comunicaciones móviles fue el lanzamiento de un plan canje de celulares, anuncio concretado en febrero y del que aún no hay definiciones.


"Hay que ponerse de acuerdo con las operadoras. Estamos negociando los precios para que los equipos sean lo más accesibles que se pueda", dijo el ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, para luego confirmar que las ventas del plan canje serán en cuotas y con la vista puesta en ayudar a los sectores de más bajos recursos.


"Las compañías tienen que mejorar el servicio y una manera de hacerlo es reemplazar los teléfonos viejos por nuevos", avanzó Aguad, quien pidió 60 días para ofrecer detalles más concretos sobre la iniciativa.


En los próximos días, el Gobierno dará precisiones sobre otro plan para mejorar las comunicaciones, al menos en las zonas céntricas de las ciudades, donde las llamadas y el acceso a las redes es más deficiente debido al gran número de usuarios que allí se concentran.


Aguad informó que llegaron a un acuerdo con la Ciudad para poner a disposición de las operadoras de telefonía las terrazas de los edificios públicos.


"Queremos una gran calidad en las comunicaciones", explicó, para luego asegurar que mantienen conversaciones para poner en práctica el mismo plan en Córdoba.


Las operadoras de telefonía confirmaron la iniciativa, por ahora en revisión debido a que deben analizar si las terrazas cedidas cumplen con los requisitos para instalar la infraestructura necesaria.


La idea de instalar antenas en las terrazas de edificios públicos ayudó a mejorar la calidad de las comunicaciones en países como México.


Aguad agregó que también negociarán con los municipios, los más propensos a poner trabas a la instalación de nuevas antenas debido al temor de los vecinos por las enfermedades que los campos electromagnéticos de las bases pueden causar.


Además de que no existen estudios concluyentes que vinculen a las antenas con enfermedades, hay otra razón que esgrimen las operadoras en sus reclamos por instalar nuevas bases: a menor cantidad de antenas, es mayor la potencia que deben emplear para que las comunicaciones sean razonables. Es decir, colocar más antenas evitaría que los campos electromagnéticos sean tan potentes.


El titular de la flamante cartera de Comunicaciones participó de un encuentro organizado por la GSMA, organización que reúne a las operadoras y demás actores del mundo de la telefonía móvil. Allí presentaron un plan para tratar de reducir el robo de teléfonos y proteger a los niños de abusos vinculados con las nuevas tecnologías.