163
163

Corea del Norte continúa con su campaña de amenazas. En esta oportunidad, publicó un nuevo clip propagandístico para graficar el "aniquilamiento" de Corea del Sur. El objetivo del dictador es impulsar un ataque mortal contra los principales edificios gubernamentales de Seúl, incluyendo la Casa Azul, en la que reside su presidente, Park Geun-hye.

El video se titula "Si el ultimátum queda sin respuesta", en referencia a la advertencia que Pyongyang emitió a finales de marzo a Seúl por un simulacro de ataque a su líder. Dura cerca de un minuto y medio y muestra a soldados norcoreanos realizando maniobras y varias ráfagas de cohetes disparados desde lanzaderas móviles que arrasan los centros políticos de Corea del Sur. Al final, apunta El Mundo, un aviso: "Todo quedará reducido a cenizas".

La amenaza: "Todo quedará reducido a cenizas"

Este video llega días después de otro cuyo título es "Última oportunidad" y su destinatario es Washington. En las imágenes, Corea del Norte hace un repaso de la historia de las relaciones entre ambos países y termina con un supuesto ataque nuclear, desde un submarino, contra la capital estadounidense.

La amenaza norcoreana a Estados Unidos
La amenaza norcoreana a Estados Unidos

El material difundido por el sitio de propaganda del régimen de Kim Jong-un, DPRK Today, cuenta con una secuencia digitalmente editada en la que un misil cae frente al monumento a Lincoln en Washington, el edificio del Capitolio explota y un mensaje en coreano aparece en la pantalla: "Si los imperialistas estadounidenses avanzan una pulgada hacia nosotros, los golpearemos inmediatamente con (el arma) nuclear". El video finaliza con la bandera estadounidense en llamas.

Pyongyang está sancionado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tras varias violaciones a las resoluciones del organismo internacional. En los últimos meses ha incrementado la retórica bélica y amenaza con el uso de su armamento nuclear o bombardeos convencionales contra Corea del Sur y Estados Unidos.

La tensión entre ambas Coreas ha aumentado después de que Pyongyang llevara a cabo su cuarto ensayo nuclear en enero y lanzara un cohete portador de un satélite que fue percibido como un ensayo camuflado de lanzamiento de misil balístico.

LEA MÁS: