Reuters 163
Reuters 163

Según el diario, el sistema funcionaba con empresas en Hong Kong, Singapur, las Islas Vírgenes británicas y Panamá y sirvió para "sacar dinero de Francia a través de empresas pantalla con la voluntad de escapar a los servicios antiblanqueo franceses".

Basándose en documentos procedentes de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca, Le Monde recalca el papel del experto contable Nicolas Crochet y del empresario Frédéric Chatillon, directivo de la empresa Riwal, prestataria de servicios de comunicación para el Frente Nacional (FN).

"Inmediatamente después de las elecciones presidenciales de 2012, Frédéric Chatillon se organiza, con el apoyo de Nicolas Crochet, para hacer salir 316.000 euros de Riwal y del territorio francés", consigna el diario francés.

Se inicia entonces, a través de la firma panameña Mossack Fonseca, un complejo dispositivo que pasa en particular por la adquisición de una sociedad pantalla denominada Time Dragon, con sede en Hong Kong y cuya casa matriz está domiciliada en las Islas Vírgenes británicas.

El sistema incluye, además, una sociedad hongkonesa perteneciente al hermano de Nicolas Crochet, Ever Harvest Garments.

Adelantándose a eventuales revelaciones de los Panama Papers, Chatillon indicó el lunes por la noche que puso "a disposición de los periodistas los documentos que prueban la perfecta legalidad de esas operaciones".

El FN aseguró en un comunicado separado que "no está implicado en el caso".

Chatillon lideró el Grupo Unión Defensa (GUD, por sus siglas en francés), una agrupación estudiantil de extrema derecha, antes de conocer en la década de los 90, a Marine Le Pen en la universidad de derecho Assas, en París, de acuerdo con Le Monde.

La agencia de comunicación que Chatillon fundó en 1995, Riwal, se ha convertido en el principal proveedor de servicios del FN, en el marco de las campañas electorales del partido, antes de pasar a ser su proveedor exclusivo a partir de 2012.

LEA MÁS:

Las revelaciones de los 11 millones y medio de documentos del gabinete de abogados Mossack Fonseca destaparon un enorme escándalo de evasión fiscal en el que están implicados políticos, empresarios y deportistas.