El primer ministro de Islandia, es uno de los cientos de políticos que están involucrados en el escándalo mundial conocido como Panamá Papers. Este domingo, durante una entrevista fue consultado por su vinculación al caso, y luego de unos segundos sin saber qué responder, se levantó y se retiró del salón.

Un periodista le preguntó a Sigmundur Davíð Gunnlaugsson sobre la empresa Wintris, registrada en Panamá, que figura en los documentos filtrados del grupo Mossack Fonseca.

El funcionario intentó explicar que se trata de una compañía registrada a nombre de su mujer, pero cuando se quedó sin argumentos, decidió dar por concluida la entrevista.

El encuentro con la prensa tenía como objetivo tocar otros temas, por lo que el Primer ministro se mostró ofuscado cuando se le cambió de tópico para abordar el escándalo mundial que este domingo implicó a cientos de políticos internacionales.

LEA MÁS:

Más de once millones de documentos sobre paraísos fiscales fueron publicados este domingo por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), en lo que se convirtió en la mayor filtración sobre empresas offshore de la historia.

Bajo el nombre Panamá Papers, el ICIJ reveló datos confidenciales de 140 políticos mundiales y personalidades destacadas a nivel internacional.

El bufete de abogados panameño Mossack Fonseca está especializado en la prestación de servicios fiduciarios a nivel internacional. La empresa comunicó a sus clientes que su base de datos fue hackeada.

Esta contenía datos confidenciales sobre sus clientes, entre ellos, empresarios, presidentes, ministros y traficantes de droga.