Los actos solidarios son necesarios y siempre bienvenidos. Algunos de ellos aparecen en los lugares menos esperados y es preciso lograr que su voz de ayuda pueda sonar lo más fuerte posible para que la escuchen los que la necesiten. Tal es el caso de Red Solidaria, la ONG que situó justo frente a la Catedral Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires, en Plaza de Mayo, un perchero y una heladera social para la gente con menos recursos.

La iniciativa, que se ofrece de lunes a viernes entre las 20 y las 22, comenzó en Tucumán de la mano de Fernando Ríos y ya se extendió por todo el país. Hoy en día, funciona en 10 provincias. La idea fue tomada de una experiencia similar en Cataluña, en la que se buscaba un mejor destino a la comida que se arroja a la basura. Así, la heladera social ofrece comida gratis y busca repartir viandas con los requisitos alimenticios mínimos.

Perchero Social de Red Solidaria en Plaza de Mayo 1920 7.jpg

"Un día, frente a mi restaurante, vimos cómo una familia de cartoneros metía a su hijo dentro de un contenedor de basura. Esos segundos en los que el chico desapareció y quedó ahí adentro, se nos heló el corazón. Después salió y dijimos: 'Algo tenemos que hacer'", relató Ríos. "Es muy emocionante ver lo que está ocurriendo. La heladera se convirtió en una especie de puente fantástico entre el vecino al que le quedó un plato de comida sin consumir y al que le faltó", añadió.

Para poder nutrir la "heladera", la Red Solidaria insta a los bares y los restaurantes porteños a "guardar" los alimentos que no fueron consumidos para que los necesitados puedan llevarse una porción y así evitar la búsqueda de restos de comida dentro de la basura.