163
163

Los terremotos son una amenaza natural, excepto cuando son fabricados por el hombre. La industria del petróleo y el gas ha adoptado agresivamente la técnica conocida como fracturación hidráulica o fracking, para romper la roca del subsuelo de esquisto y liberar el petróleo y el gas. Pero el proceso se traduce en enormes cantidades de aguas residuales cargadas de químicos. La perforación horizontal para el petróleo también puede producir gran cantidad de agua salada natural, que no puede ser reciclada de manera eficiente. La industria desecha todas estas aguas residuales mediante el bombeo en pozos profundos.

Y la tierra se mueve.

El lunes, el Servicio Geológico de EEUU publicó por primera vez un mapa de riesgo sísmico que cubre terremotos tanto naturales como inducidos. El mapa y un informe adjunto indican que partes del centro de los Estados Unidos ahora se enfrentan a un riesgo de sacudida del suelo, igual al ya famoso e inestable terreno de California.

 163
163

Cerca de 7 millones de personas en los EEUU viven en lugares vulnerables a estos temblores inducidos, según concluyó el USGS. La lista de zonas con mayor riesgo de terremotos artificiales incluye Oklahoma, Kansas, Texas, Arkansas, Colorado, Nuevo México, Ohio y Alabama. La mayoría de estos terremotos son relativamente pequeños, del orden de magnitud 3, pero algunos han sido más potentes, incluyendo un terremoto de magnitud 5,6 en 2011 en Oklahoma, que estaba vinculado a la inyección de aguas residuales. Los científicos dijeron el lunes que no saben si hay un límite superior en la magnitud de los terremotos inducidos y que ésta es un área de investigación activa.

Cerca de 7 millones de personas en los EEUU viven en lugares vulnerables a estos temblores inducidos

No es claro si esta nueva investigación va a cambiar las prácticas de la industria o, incluso, si va a sorprender a alguien en las áreas de riesgo estimado recientemente. En Oklahoma, por ejemplo, la tasa natural de los terremotos es sólo una o dos al año, pero ha habido cientos desde la fractura hidráulica y perforación horizontal.

"Con la inclusión de eventos inducidos por el hombre, nuestra evaluación de riesgos de terremotos ha aumentado significativamente en algunas partes de los EEUU", explicó en un comunicado Mark Peterson, director del Proyecto de Mapeo de peligro sísmico de la USGS.

El informe, basado en la actividad sísmica reciente, es sólo una evaluación del peligro de un año. En efecto, los científicos han dicho que lo que ha sucedido en el pasado reciente con los terremotos inducidos probablemente ocurrirá en un futuro próximo.

LEA MÁS:


El riesgo de terremoto es difícil de estimar en cualquier momento y en cualquier lugar, en parte debido a que los terremotos naturales son inherentemente impredecibles. La industria del petróleo y el gas también es impredecible. Con los precios del petróleo a la baja, las empresas han hecho recortes en la perforación recientemente.

 163
163

El recorte de la producción puede explicar por qué, en los últimos meses, ha habido un menor número de terremotos en el sur de Kansas, dijo Rex Buchanan, director del estudio geológico de Kansas.

Con unas pocas excepciones, las ubicaciones en las regiones del centro y oriente de la nación no son generalmente consideradas sísmicamente inestables. Pero, según Blanpied, "casi todo el mundo tiene defectos. La nación se construyó sobre unos mil millones de años". Los fluidos inyectados en los pozos profundos no lubrican tanto las fallas como las presionan, separando las paredes.

La falla que corre entre Dallas y la ciudad adyacente de Irving causó un terremoto de magnitud 3,6 en enero de 2015. El sismo fue atribuido a causas naturales, aunque hay un pozo de inyección a sólo seis millas de distancia, reveló Heather R. Deshon, sismólogo de la Universidad Metodista del Sur. De hecho, la USGS identifica la enorme área metropolitana de Dallas como uno de los principales lugares vulnerables a un terremoto significativo debido a factores humanos.

La USGS identifica la enorme área metropolitana Dallas como uno de los principales lugares vulnerables a un terremoto significativo debido a factores humanos

"El nuevo mapa sirve como un recordatorio para las poblaciones locales que viven con los recientes terremotos que lo mejor es estar preparado para sentir los temblores de tierra", dijo Deshon.

The Dallas Morning News informó que un estudio inédito de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias estima que, en el peor de los casos, un terremoto de magnitud 5,6 en Dallas podría dañar 80.000 edificios y generar pérdidas económicas 9,5 mil millones de dólares.

Por Joel Achenbach - The Washington Post