Bolivia sólo posee tres unidades tras cinco compromisos y nuevamente todo hace indicar que mirará el Mundial por televisición. A la falta de jugadores de renombre, hay que sumarle los problemas económicos que atraviesa la Federación, lo que produjo que los comandados por Julio César Baldivieso viviesen una verdadera travesía para poder llegar al país.

"Parece que nuestro jefe de logística fue Martino. El viaje a la Argentina fue maratónico", fue la picante frase que soltó el estratega boliviano para graficar todo lo que pasaron. La delegación llegó recién hoy a la madrugada, y el partido es mañana, desde las 20:30, en el Mario Alberto Kempes.

"Yo prometí trabajo y una renovación, no una clasificación al Mundial"

Además, fue muy sincero al expresar en Closs Continental, programa que se emite por Radio Continental, que "desde el '94 que nunca se puso mano en jugadores jóvenes. Yo prometí trabajo y una renovación, no una clasificación al Mundial. Fuimos superiores a Colombia, pero la jerarquía de sus jugadores hizo que nos ganen". Y luego, agregó: "Nosotros tenemos jugadores que han debutado o son sus primeros partidos. Contra Argentina tendremos jugadores que nunca han jugado juntos. Es una desventaja, pero igualmente trataremos de hacer lo mejor".

"Queremos sacar un buen resultado, pero el gran favorito es Argentina. Nosotros trataremos de hacer lo nuestro, un partido decoroso. Cuando entren al campo de juego, son 11 contra 11, puede pasar cualquier cosa. Durante el partido, es de vida o muerte. Luego, que cambien todas las camisetas que quieran"

, concluyó Baldivieso.