Días atrás se puso en duda el juego entre Argentina y Bolivia, a desarrollarse este martes en el Mario Alberto Kempes de Córdoba por una deuda de la Federación Boliviana de Fútbol al plantel. Lejos de desaparecer los problemas, el entrenador Julio César Baldivieso sufre por las ausencias que tendrá que suplir a causa de desafectados, suspendidos y lesionados.

Los del Altiplano vienen de caer 3-2 como local ante Colombia y el público ya pidió la cabeza del DT. Con tres unidades, producto del triunfo ante Venezuela en la 4ª fecha, está a sólo dos del último lugar, que justamente lo ocupa la Vinotinto.

A la hora de armar el equipo, Baldivieso tendrá que suplantar a cinco jugadores. La baja más importante será la de su capitán, el zaguero Edward Zenteno (por acumulación de amarillas). Además, el defensor Leonel Morales (lesionado ante Colombia); y el mediocampista argentino-boliviano Damián Lizio (debido a "situación familiar", tal como publicó la Federación). Por último, los delanteros Dustin Maldonado y Alberto Pinto fueron "desafectados por decisión técnica", continuó el comunicado.

El plantel volverá a entrenarse este sábado y el domingo partirá rumbo a la Argentina, para el juego del próximo martes en Córdoba, correspondiente a la sexta fecha de las Eliminatorias Sudamericanas.