Reuters 163
Reuters 163

El índice de personas sin trabajo volvió a subir en febrero en Brasil hasta llegar al 8,2%, su peor resultado para ese período desde 2009, en una nueva muestra de la grave crisis que golpea a la mayor economía latinoamericana.

En enero pasado la cifra de desocupación se situaba en 7,6% y en febrero de 2015 en 5,8%, según precisó este miércoles el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

La degradación del mercado laboral entre enero y febrero golpeó principalmente a San Pablo, capital industrial y financiera del país, donde pasó de 8,1% a 9,3 por ciento. En febrero de 2015, era de 6,1 por ciento.

En las otras cinco regiones metropolitanas que sirven de base al informe, el índice se mantuvo estable en su evolución mensual.

En total, en esas seis regiones había en febrero dos millones de personas en busca de empleo, 136.000 más (+7,2%) que en enero, indicó el IBGE. Y con respecto a febrero de 2015, un total de 565.000 habitantes (+39%) se incorporaron al contingente de desocupados.

Los sectores más afectados por el crecimiento del desempleo en los dos primeros meses del año son los de las industrias extractivas, de transformación y de distribución de electricidad, gas y agua, con plantillas laborales que se redujeron un 4,2% entre enero y febrero.

Brasil está sumido en una grave recesión económica, con una contracción de su PIB (Producto Interior Bruto) de 3,8% en 2015, su peor resultado en 25 años.

Para 2016, el Gobierno prevé una nueva contracción, de 3,05%, en tanto que el mercado pronostica que llegará a 3,6 por ciento.

La encuesta mensual de desempleo se realiza en las regiones metropolitanas de Recife, Salvador, Belo Horizonte, Río de Janeiro, San Pablo y Porto Alegre.

 163
163

Un índice positivo

Al contrario de lo que sucede con el índice de inflación, y en sintonía con lo que podría esperarse de un país sumido en una profunda recesión, la tasa de inflación anual de Brasil cayó por debajo del 10% a mediados de marzo por primera vez en cinco meses, levemente más cerca del rango objetivo del Banco Central mientras se agrava la contracción económica.

Los precios al consumidor medidos por el índice IPCA-15 treparon un 9,95% en los últimos 12 meses hasta mediados de marzo, inferior al máximo de 12 años de 10,84% que se registró en el mes hasta mediados de febrero y bajo todas las expectativas de un sondeo realizado por la agencia de noticias Reuters.

LEA MÁS:

El objetivo oficial para la inflación es de un 4,5%, con un margen de tolerancia de más o menos 2 puntos porcentuales. En 2015, la inflación anual alcanzó máximos de 12 años en torno al 11%, luego de fuertes incrementos en impuestos y en precios regulados.

Se espera una desaceleración este año por debajo del 6,5%, según dijo el martes el presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, durante una audiencia en el Senado. Un recorte en las tarifas de la energía y los pasajes de avión, junto con un menor incremento en los precios de los alimentos ayudaron a conducir la inflación a la baja a mediados de marzo.