Desde el preciso momento en el que el estudio estadounidense decidió llevar de nuevo a la pantalla grande la historia de James O'Barr, las trabas para que dicho proyecto finalmente se lleve a cabo no paran de aparecer.


A las sucesivas bajas de los actores elegidos para protagonizar la película (Luke Evans, Bradley Cooper y Jack Huston), le siguió el cambio de director (Corin Hardy por F. Javier Gutiérrez). Y cuando la nueva El Cuervo parecía encaminarse hacia su postergada producción, ahora surgieron nuevos problemas que ponen una vez más en peligro su realización.