AFP 162
AFP 162

A pocos días de la llegada del presidente Barack Obama a la Argentina, que coincide con el 40 aniversario del golpe militar de 1976, el prestigioso diario The New York Times dedicó una editorial al papel de los Estados Unidos en la denominada "guerra sucia", en referencia a los enfrentamientos entre las fuerzas armadas y la subversión.

Durante la reunión que el mandatario norteamericano mantendrá con Mauricio Macri, uno de los temas que se podrían llegar a tratar es la apertura de más archivos clasificados vinculados con ese período de las historia. Allá por 2002, Washington desclasificó algo más de 4.500 registros del Departamento de Estado de la denominada "guerra sucia".

Ese hecho –destaca el diario norteamericano– permitió el inicio de varios procesos judiciales contra los responsables y participes de aquellos episodios violentos. Al igual que en aquella oportunidad, la apertura de más archivos clasificados permitirá "echar mayor claridad a un período vergonzoso de la política exterior de los Estados Unidos".

Según NYT, "Washington toleraba y en algunos casos apoyó las tácticas brutales de los gobiernos de derecha en la región". "Es hora de que el gobierno norteamericano haga algo. Todavía puede ayudar a llevar a los culpables ante la Justicia y dar a las familias de las víctimas, algunas de las respuestas que buscan", agrega el editorial.

El diario señala además que allá por el año 1976, unos meses después de que los militares derrocaran al gobierno de Isabel Perón, el nuevo canciller del argentino vicealmirante César Augusto Guzzetti se comunicó con Henry Kissinger, secretario de Estado de los Estados Unidos, para decirle que "el Ejército estaba persiguiendo agresivamente a los terroristas".

"Si hay cosas que tienen que hacer, deben hacerlo de forma rápida", contestó Kissinger, urgiendo a los militares a una represión rápida para evitar problemas en el Congreso norteamericano, quien "podría suspender la ayuda si se pensaba que el gobierno argentina estaba haciendo un abuso sistemático de los derechos humanos".

Precisamente –se pregunta New York Times– "cuánto sabía el gobierno norteamericano sobre la represiva 'Guerra sucia' argentina, que duró desde 1976 a 1983 (y hasta qué punto condonó esos abusos) es algo que ha permanecido envuelto en secretos".