Shutterstock 162
Shutterstock 162

Nueve mujeres, nueve inventos. Nueve soluciones para los problemas cotidianos y para los menos imaginados. A lo largo de la historia, el género femenino luchó por reivindicar la mirada que la sociedad tiene sobre este. Estas innovaciones que se han dado a lo largo de los años rompieron con el paradigma clásico impuesto a las mujeres, relegadas en menor jerarquía social y cultural respecto a los hombres.

La mujer le escapó a esta situación y aunque el combate ideológico continúa, dejó de ser la sombra del hombre desde hace mucho tiempo. Independientes, transgresoras e históricas: los mejores calificativos para definir a estas mujeres que con sus ideas han salvado vidas y, en otros casos, la han mejorado.

Medicamento contra la leucemia

Según el Salón de la Fama de los Inventores de Estados Unidos, Gertrude B. Elion fue la creadora del fármarco contra la leucemia. Este remedio, ademas, ayudó durante muchísimos años a las personas que recibían transplantes de riñón. Elion nació en 1918 en aquel país, estudió bioquímica e investigó sobre el ácido nucleico por mucho tiempo. Sus estudios la llevaron a descubrir un medicamento para la cura de esta trágica enfermedad.

"La expansión de su investigación la condujo al Imuran, un derivado del 6-mercaptopurina que bloqueaba el rechazo del cuerpo a tejidos externos. Usado con otras medicinas, Imuran permitió los trasplantes renales de donantes no emparentados", explicó el Salón de la Fama de los Inventores.

"Por casualidad conocí a un químico que estaba buscando a un asistente de laboratorio. Aunque no podía pagarme un salario en esa época, decidí que la experiencia bien valía la pena", afirmó la científica, quien realizó un posgrado en la Universidad de Nueva York en 1939, siendo la única mujer en la clase de química.

Calculadora gráfica

"Inventó una calculadora gráfica que simplificó en gran medida los cálculos necesarios para determinar las características eléctricas de largas líneas de transmisión de electricidad", indicó el Salón de la Fama de los Inventores de Estados Unidos. "La carrera de ingeniería de Edith Clarke tuvo como tema central el desarrollo y la diseminación de métodos matemáticos que tendieron a simplificar y reducir el tiempo empleado en cálculos laboriosos para resolver problemas de diseño y operación de sistemas de energía eléctrica", explicó el doctor James E. Brittain en su ensayo "From Computer to Electrical Engineer - The Remarkable Career of Edith Clarke" ("De la computación a la ingeniería eléctrica: la extraordinaria carrera de Edith Clarke).

Además, la licenciada en matemáticas y astronomía desarrolló varios electromecánicas para resolver problemas. Fue la primera ingeniera eléctrica en ser empleada profesionalmente en Estados Unidos y la primera profesora a tiempo completo de ingeniería eléctrica del país.

La estadounidense Marion Donovan es conocida por ser la madre del pañal desechable. Creó una tela que permitía que la piel del bebé respirara e incluía abrojos.

"Impulsada por la tarea frustrante y repetitiva de cambiar los pañales de tela sucios, la ropa y las sábanas de la cama de su hijo, Donovan creó una cubierta para pañal que le permitía mantener a su bebé seco", contó el Salón de la Fama de los Inventores de Estados Unidos.

Limpiaparabrisas

Mary Anderson, con un invento que le facilitó la vida a muchos autos y muchos hombres, logró el primer dispositivo eficaz para limpiar parabrisas.

"Anderson observó que los conductores de tranvías con frecuencia tenían que abrir sus ventanas para poder ver en medio del clima inclemente, algunas veces incluso debían detener el tranvía y salir para limpiar la ventana", manifestó el Salón de la Fama de los Inventores de Estados Unidos. Anderson nació en 1866 en Alabama, Estados Unidos y falleció a los 87 años. Su invento fue patentado en 1903.

Una máquina para hacer bolsas de papel

"La invención de Margaret Knight revolucionó la industria de la bolsa de papel al reemplazar el trabajo de 30 personas con una máquina", dijo el Salón de la Fama de los Inventores de Estados Unidos.

Su invento se caracterizaba por funcionar de forma automática: su máquina cortaba el papel, lo doblaba y pegaba las partes señaladas para crear la bolsa. Fue usado en todo el mundo y permitió la producción masiva de ese tipo de bolsas. Knight nació en 1838 y falleció en 1914, con más de 27 patentamientos en su haber.

Tiras reactivas de orina

Helen Free revolucionó las formas para diagnosticar enfermedades y detectar embarazos. La química estadounidense inventó unas tiras reactivas para monitorear la diabetes y la presencia de glucosa en la orina de sus pacientes. Cuando estas tiras entran en contacto con los compuestos de la orina reaccionan a cualquier cambio patológico.

En 1956, la científica estadounidense, quien nació en 1923, lanzó al mercado las primeras tiras reactivas colorimétricas con el nombre de Clinistix, un avance importante en el análisis rápido y efectivo de concentraciones de glucosa en la orina.

Vidrios transparentes

Katharine Blodgett e Irving Langmuir crearon una nueva disciplina científica de monocapas, películas orgánicas y con una sola molécula de espesor.

"Como asistente de investigación en General Electric, Blodgett hizo seguimiento al descubrimiento de Langmuir, que consistía en que una capa única de superficie de agua podía ser transferida a un sustrato sólido. Años después, ella encontró que el proceso podía ser repetido para crear una pila de múltiples capas de cualquier espesor", explica el Salón de la Fama de Inventores de Estados Unidos.

Blodgett, quien nació en 1898, profundizó su trabajo y creó recubrimientos no reflexivos de múltiples capas de vidrio. Eso llevó a que produjera el primer vidrio 100% transparente del mundo o, como señala la organización, el primer vidrio "verdaderamente invisible".

"En una época en la que las mujeres parecían hacer poco más que mantener la casa y criar a las familias, Martha Coston estaba ocupada salvando vidas al perfeccionar el sistema nocturno de señalización de bengalas", destaca el libro The Inventions of Martha Coston (Los inventos de Martha Coston), de Holly Cefrey.

Coston desarrolló un sistema de destellos pirotécnicos, con base en unos bocetos dejados por su esposo antes de morir, para que los barcos pudieran comunicarse entre sí y con el personal en tierra en la oscuridad y cuando los separaban grandes distancias. Coston le vendió el sistema, que consistía en destellos rojos, blancos y verdes, a la marina de Estados Unidos.

En 1978, la Asociación para el avance de las Invenciones y las Innovaciones de Estados Unidos eligió a la química Barbara S. Askins como la inventora nacional del año por haber creado un proceso totalmente nuevo para restablecer el detalle en los negativos de fotografías que habían sido subexpuestos.

Ese mismo año, Askins patentó dicho método, el cual le permitía mejorar las fotos usando materiales radiactivos. La NASA la había contratado en 1975 para hallar una mejor manera de revelar fotos astronómicas y geológicas tomadas desde el espacio.