AFP 163
AFP 163

Damasco recalcó este sábado que el futuro del presidente sirio Bashar al Assad sigue siendo una "línea roja" y que no discutirá de este tema con la oposición ni con el enviado de la ONU en las negociaciones que se reanudan el lunes en Ginebra.

"No negociaremos con nadie que quiera discutir de la presidencia. Bashar al Assad es una línea roja y si ellos quieren continuar con esa posición mejor que no vayan" a Ginebra, declaró el sábado el canciller sirio, Walid Muallem, refiriéndose a la oposición.

"No negociaremos con nadie que quiera discutir de la presidencia. Bashar al Assad es una línea roja y si ellos quieren continuar con esa posición mejor que no vayan"

Asimismo, el emisario de Naciones Unidas Staffan de Mistura "no tiene derecho" a hablar de las futuras elecciones presidenciales en Siria, afirmó Muallem.

"Eso es responsabilidad exclusiva del pueblo sirio", declaró en una conferencia de prensa.

De Mistura había afirmado el viernes que en la agenda de las negociaciones de paz en Ginebra "habrá tres puntos: un nuevo gobierno inclusivo, una nueva Constitución y nuevas elecciones (...) en un plazo de 18 meses a partir del inicio del diálogo".

 AFP 163
AFP 163

A su vez, el Alto Comité de Negociaciones (ACN), que reúne a los grupos clave de la oposición siria, había anunciado que participará en las negociaciones e impulsará la formación de un "gobierno transitorio dotado de todos los poderes ejecutivos", en el cual "no hay lugar" para Assad.


Damasco propone un "gobierno de unidad"

Muallem habló de formar un "gobierno de unidad", designar una comisión para redactar una nueva Constitución y luego hacer un referéndum.

Desde las primeras negociaciones, que fracasaron en 2014, el principal escollo ha sido el futuro de Assad, que rehúsa dejar el poder pese a cinco años de guerra que han provocado más de 270.000 muertos y millones de desplazados.

Este sábado, los dos principales miembros de la delegación de la oposición, el jefe rebelde salafista Mohamed Alush, y el presidente de la delegación, Asad al Zoabi, ya se encontraban en Ginebra, donde periodistas los vieron en un gran hotel.

Las conversaciones se desarrollarán en salas separadas con representantes del régimen y la oposición, que siguen teniendo importantes desacuerdos sobre el futuro del país.

 Reuters 163
Reuters 163

La vigencia de una tregua, mayormente respetada, desde el 27 de febrero permitió relanzar estas negociaciones.

"El nivel de violencia se ha reducido entre un 80 y un 90%, lo cual es muy significativo"

El gobierno estadounidense es, junto con el ruso, el promotor de la tregua entre las fuerzas armadas sirias apoyadas por la aviación rusa y los grupos rebeldes sirios "moderados". Están excluidos del alto el fuego los grupos yihadistas Estado Islámico (ISIS; por su siglas en inglés) y Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda.

"El nivel de violencia se ha reducido entre un 80 y un 90%, lo cual es muy significativo", dijo el sábado en Arabia Saudita el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien también anunció reuniones con Rusia para examinar las violaciones de la tregua denunciadas por la oposición siria.

John Kerry, secretario de Estado de los Estados Unidos Reuters 163
John Kerry, secretario de Estado de los Estados Unidos Reuters 163

"Nuestros equipos (de observadores) se reunirán hoy (sábado) con los de Rusia tanto en Ginebra como en Ammán" para "hablar de esas violaciones", declaró Kerry desde la base militar Rey Jaled, en el norte de Arabia Saudita, antes de salir para París, donde ha de reunirse el domingo con sus homólogos francés, alemán, británico e italiano para hablar de Siria.

No se logró obtener ninguna precisión en Ginebra sobre las reuniones mencionadas por Kerry, quien instó a Rusia e Irán a lograr que "el régimen de Assad respete el acuerdo" de alto el fuego.

Para él, las negociaciones de Ginebra son "una etapa crucial para una solución política" al conflicto sirio.

Por último, De Mistura estimó en una entrevista publicada este sábado que los kurdos sirios tienen que poder opinar sobre el futuro de Siria, pese a no participar en las negociaciones de Ginebra.