shutterstock 162
shutterstock 162

Cada vez es más común escuchar a personas con la afirmación de que sus mascotas son tan importantes como sus novios, novias o incluso algún hermano. Sin embargo, pocos notaron que del dicho al hecho puede haber una constatación real. Así, el "diálogo" entre el dueño y el animal puede ser mucho más extenso y desarrollado de lo que muchos creen.

Ante ese escenario, la web especializada en animales domésticos Tails.com realizó una encuesta masiva a sus usuarios y reveló que casi la mitad de los entrevistados, el 41%, habla tanto tiempo o más por día que con su propio cónyuge.

Los dueños promedian unos 47 minutos diarios de "charla" con sus perros

La investigación demostró que los más de 100 dueños entrevistados promedian un total de 47 minutos por día de "charla" con su animal. Además, el 81% reconoció sentirse más feliz después de hablarle a su perro y el 65% no dudó al calificar a su animal como el mejor amigo de su vida.

 shutterstock 162
shutterstock 162

Los motivos de tal apego son conocidos: la fidelidad incondicional del animal. Un 86% reconoció que su mascota siempre "demuestra" su apoyo ante los momentos difíciles y el 94% reconoció que en algún momento de la relación, el animal lo ayudó a salir de un bajón anímico.

"Estamos en un mundo amante de los perros. Por eso mismo, el valor de la individualidad, la compañía y la amistad que el animal ofrece es muy valorada por sus dueños", reconoció Samantha Ware, una de las nutricionistas y líderes de la web Tails.

Como si fuera poco, la pasión por la mascota canina ante la figura de una pareja excede incluso al diálogo. Un 44% de los encuestados reconoció sacarse más selfies junto al animal que junto a su pareja. De acuerdo a la encuesta, los dueños estudiados promediaron unas seis fotos semanales junto al perro.

"Son datos que, si uno los analiza en frío, nos dejan en claro muchas certezas. Una de ellas es que definitivamente hay personas que pueden sentir el mismo amor por su mascota que por otra persona que aman", añadió Ware.