163
163
Víctor Martínez Herrera

podría pasar a la historia del condado de

Berks

como el más torpe de los delincuentes, aunque no menos peligroso. La torpeza del ladrón quedó a la vista cuando intentaba asaltar al conductor

Ralph Valletta

, quien realizaba el primer viaje del día en su taxi y fue detenido por su asaltante, quien pidió ser transportado hasta

Wyomissing

.

Durante el trayecto, el ladrón se mantuvo callado, hasta que en un semáforo se cubrió la cara con una capucha para no ser identificado por la cámara de seguridad interna del taxi. En ese momento decidió sacar un arma, colocarla en la cabeza del veterano chofer y exigirle todo el dinero disponible. Por haber comenzado la jornada laboral instantes atrás, Valletta no poseía demasiado dinero, por lo cual Martínez Herrera le solicitó la billetera. En su interior sólo llevaba la licencia de conducir y su libreta médica, nada más.

Después de unos interminables segundos, puede observarse por la cámara de seguridad que un patrullero detenido justo detrás del vehículo de pasajeros enciende sus luces de alerta y un oficial desciende. Era el preciso momento en que Valletta le mostraba su billetera sin dinero en efectivo al delincuente. "Fue como ver a Dios cuando vi esas luces", dijo el conductor a ReadingEagle.

La acción fue percibida por el sherriff Terry Ely desde su automóvil, quien vio que algo raro ocurría en el vehículo de Valletta. "Parecía que era gente hablando fuerte o una discusión dentro del taxi, pero a veces descartas esas cosas. La conmoción seguía, entonces encendí las luces de emergencia", contó Ely. "Gracias a Dios no era un arma de verdad, porque hubiera estado en una situación muy mala", indicó el oficial de policía. "No tenía idea de qué estaba ocurriendo en ese automóvil... ni idea", añadió.

Martínez Herrera fue llevado a la prisión del Condado de Berks y deberá pagar una fianza de 100 mil dólares si quiere volver a su hogar hasta que termine el juicio. Deberá afrontar cargos por robo, amenaza terrorista y asalto con armas. A la Justicia no le importa si se trataba de un arma de juguete.