Una iglesia porteña se hizo eco de un pedido solidario del papa Francisco