Ya es una costumbre, pero no por eso deja de ser novedoso. Desde que Lionel Messi irrumpió en el primer equipo, el Barcelona no para de dejar su huella en la historia. Al unísono con las constantes marcas que rompe el talentoso argentino, el club catalán va quebrando diferentes récords que se interponen en su camino para dejar asentado que será un equipo que se recordará durante varias décadas.


Los tres puntos contra el Sevilla no sirvieron solamente para que los de Luis Enrique se escapen en la cima del torneo, sino que los dejó en la cúspide española de las marcas. Con el noveno triunfo consecutivo por Liga en el bolsillo, Barcelona igualó al legendario Real Madrid de 1988/89 con 34 encuentros oficiales seguidos sin derrotas (contando todas las competencias) y ahora comparte la posición de privilegio en su país.


Aquel "Merengue" histórico, que contaba con nombres de la talla de Emilio Butragueño, Míchel, Manolo Sanchís, el mexicano Hugo Sánchez y el alemán Bernd Schuster, firmó su tarjeta con 25 triunfos y 9 empates (85 tantos marcados y 34 recibidos). Mientras que los de Messi, Iniesta, Neymar, Suárez y compañía lo hicieron con 28 victorias y 6 igualdades (102 goles a favor y sólo 18 en contra).


El próximo jueves visitará en Vallecas al Rayo Vallecano y buscará erigirse como el equipo español con más partidos consecutivos sin conocer la derrota. Si lo logra, deberá ir por nuevas marcas en el continente europeo contabilizando las Ligas más resonantes (España, Inglaterra, Alemania, Italia y Francia).


El récord global pertenece a la Juventus del 2011/201, que estuvo 43 juegos oficiales sin caídas. Por detrás, el Nottingham Forest (40 en la 1977/78) y Milan (36 en 199/91). En Argentina, el Boca de Carlos Bianchi de 1999 es quien se apoderó de la plusmarca en Primera con 40 juegos sin ser vencido (29 triunfos y 11 empates).