Hillary Clinton ya apunta al "supermartes" con fuertes críticas hacia Donald Trump

 AP 162
AP 162

La esposa del ex presidente Bill Clinton obtuvo el sábado una aplastante victoria frente a Bernie Sanders en las elecciones primarias demócratas en Carolina del Sur, lo que apalanca su campaña en la carrera hacia las presidenciales de noviembre justo antes de la jornada clave del próximo "supermartes" 1° de marzo, en el que se votará en 12 estados en forma simultánea.

La también ex secretaria de Estado, de 68 años, se adjudicó el 73,5% de los votos contra el 26% para Sanders, según las cifras definitivas, en un estado donde en las primarias de 2008 Clinton había caído frente a Barack Obama.

Estas cifras le permitieron a Clinton obtener 39 delegados, mientras que su rival se quedó con 14.

Ésta es la tercera victoria para Clinton en cuatro jornadas de primarias demócratas. Sólo perdió en New Hampshire frente al senador de Vermont, de 74 años.

Luego de su rotundo éxito, la ex Primera Dama anticipó que "a partir de mañana la campaña se volverá nacional", en un discurso pronunciado ante sus seguidores en Columbia, capital de Carolina del Sur. "Vamos a salir a conseguir cada voto, en cada estado. No daremos nada por sentado", agregó.

Clinton aprovechó además para criticar duramente a Donald Trump, líder en las primarias republicanas, al señalar en referencia al slogan de campaña del magnate que "pese a lo que han escuchado, no hace falta trabajar para que Estados Unidos vuelva a ser un gran país, porque EEUU nunca ha dejado de serlo".

También puso el acento en las minorías en su discurso, a la vez que cargó contra las empresas que "abusan de sus empleados y de los consumidores".


Ganar y perder

Sanders se comunicó rápidamente con su rival para felicitarla, según la directora de comunicaciones de Clinton, Jennifer Palmieri.

El electorado negro, que representa más de la mitad de los votantes de las primarias en Carolina del Sur, fue clave en el triunfo de Clinton, que cuenta con su apoyo mayoritario.

"Algunas veces se gana, algunas veces se pierde", dijo Sanders a periodistas. Pero advirtió desafiante: "Esta campaña está comenzando. Obtuvimos una victoria decisiva en New Hampshire. Ella logró una victoria decisiva en Carolina del Sur. Ahora es el turno del 'supermartes'".

Presagiando el resultado, Sanders se ausentó de Carolina del Sur y pasó la jornada entre Texas y Minnesota.

Sólo el 3% de los delegados para la convención de investidura demócrata de julio en Filadelfia, de cara a las presidenciales de noviembre, se adjudicó este sábado.

El 1° de marzo votan 12 estados en el "supermartes", que definirá al 18% de los delegados demócratas en juego y el 24% de los delegados republicanos.

Sanders domina en Massachusetts y Vermont, pero varios estados del sur también votarán con una composición demográfica similar a la de Carolina del Sur, como Alabama, Georgia y Arkansas, donde el ex presidente Bill Clinton fue gobernador hasta 1992.

"El senador Sanders ganará muchos estados el martes", admitió Palmieri.

 Reuters 163
Reuters 163

Insultos republicanos

En el campo republicano, la batalla escaló este sábado, principalmente entre el magnate Donald Trump y el senador de origen cubano Marco Rubio.

Luego de un duro debate el jueves pasado, ambos rivales intercambiaron insultos en eventos de campaña paralelos, en los que debatieron desde temas serios hasta quién de los dos usa más maquillaje o cuál es un estafador.

"El tipo que tiene el peor bronceado artificial de Estados Unidos me ataca por usar maquillaje", ironizó Rubio, de 44 años, ante sus seguidores en Georgia. Durante la víspera Trump, de 69 años, había ridiculizado a su rival por maquillarse en los debates.

El magnate contraatacó burlándose de las orejas de Rubio y de su tendencia a transpirar, en un evento en la pista de un aeropuerto en Arkansas. "¿Yo, un estafador? Yo construí una gran empresa", afirmó.

Trump, que ha ganado tres de las cuatro primeras jornadas de primarias republicanas, es el favorito de cara al "supermartes". En las últimas 24 horas recibió el espaldarazo de dos gobernadores: Chris Christie, de Nueva Jersey; y Paul LePage, de Maine; y también de la ex gobernadora de Arizona, Jan Brewer.

Esto es una muestra de la creciente aceptación del magnate dentro del Partido Republicano, cuya cúpula no obstante busca desesperadamente torpedear su candidatura.