Se acabó lo que se daba para Gustavo Bou. Frustrada la transferencia al fútbol de China por la negativa de la directiva de Racing, el delantero explotó. Quería cambiar de aire porque la propuesta lo convenció. Y como el libro de pases acaba de cerrar en el medio asiático, salió a expresar su fastidio por lo ocurrido. El foco de sus declaraciones fue Víctor Blanco, a quien incluso llegó a desafiar en caso de una réplica.


"Estoy mal porque el Presidente tuvo un pacto de caballeros conmigo y no lo cumplió. Me prometió algo y me falló. En su momento me pidió que me quedara y me dijo que no podía mejorarme el contrato. Pero me dijo que si llegaba una oferta de 6,5 millones para el club, se iba a hacer. Yo le dije que iba a hacer todo el esfuerzo posible para que ofrezcan 8. La oferta llegó y no aceptó, cuando dijo que me dejaba ir", explicó.


Más que dolido, la Pantera incluso reveló en diálogo con De Una Otro Buen Momento de Radio La Red los detalles de la operación que se truncó hoy mismo. "La oferta llegó hace un mes. Ofrecieron 6, y dijimos que no. Ofrecieron 6,5 y dijimos que no. Ofrecieron 7, y dijimos que no. Ayer llegaron a los 8 millones, que eran por el 80% del pase. Yo le quiero hacer saber a la gente que no soy el malo de la película, sino que el Presidente no cumplió con su palabra. Yo ahora me quedo en Racing y jugaré por el mismo contrato", añadió.


"Me duele mucho, porque me están trabando todo", confesó el delantero que se convirtió en ídolo de la Academia a base de buenos rendimientos, muchos goles y un campeonato local que lo mostró como figura. "Yo con los chinos tenía todo arreglado. Les había pedido una locura como contrato y me dijeron que sí. Era por tres años. Los dirigentes me dijeron que estaban firmes en su postura, pero me fallaron", continuó.


Bou, que se recupera de una distensión para volver a demostrar su categoría dentro de la cancha, se dedicó a mandarle un mensaje a la hinchada de Racing, asegurando que seguirá defendiendo la camiseta como el primer día. "Me voy a romper el lomo para conseguir más cosas, por más que pase esto le voy a dar para adelante. No sé si esto se reflotará, no pienso en el pasado ni en el futuro, pero me voy a seguir entrenando por los colores y la gente. Haré todo lo posible para que vuelvan con lo que quiera el club", tiró.


Sobre el cierre, la muestra fehaciente de su furia con los miembros de la CD, luego de avisar que "esto marca un antes y un después" en la relación entre las partes. "Si el Presidente quiere salir a desmentir lo que digo, tengo todos los comprobantes de las ofertas de los chinos. Y no me importa la plata, nunca fue así", cerró.