162
162

El yacimiento está compuesto por 23 áreas distribuidas por el centro y norte de la provincia de Santa Cruz y que, en total, abarcan una superficie de 60 mil kilómetros cuadrados. Cada roca estudiada presenta un nuevo hallazgo; por ejemplo, el ojo compuesto de una mosca de 150 millones de años, además de plantas preservadas tridimensionalmente.


El doctor Juan García Massini, investigador del Centro Regional de Investigaciones Científicas y Transferencia Tecnológica (Clirar-Conocet) y líder del estudio que presenta algunos de los descubrimientos realizados, aseguró a la CTyS-UNLaM que "no existe otro lugar en el mundo que contenga la cantidad y la diversidad de fósiles del Jurásico como tenemos en este lugar".


 162
162

Si bien es un lugar en etapa de estudio, Massini no dudó en compararlo con uno de los yacimientos más famosos del mundo, conocido como el Rhynie Chert, ubicado en Escocia. "Fue descubierto hace más de 100 años y aún continúa siendo investigado activamente y brindando grandes hallazgos, pero el yacimiento que descubrimos en Santa Cruz tiene una potencialidad aún mayor", explicó.



 162
162

"La ventaja que tenemos en Santa Cruz es que los fósiles están en la superficie, porque la erosión ha expuesto a las rocas recientemente, y se puede ver el paisaje tal cual era en el Jurásico: cómo se distribuían las aguas termales, las lagunas, los arroyos, cómo se distribuían también las plantas y demás componentes del ecosistema, hasta los microorganismos", añadió.


Rhynie Chert contiene rocas de entre 380 y 350 millones de años de antigüedad –antes de que surgieran los dinosaurios–, mientras que el nuevo lugar en Santa Cruz muestra cómo fue la vida entre los 160 y 140 millones de años de antigüedad aproximadamente, lo que aportará información y detalles que, hasta ahora, no se tenían del período Jurásico.


 162
162

También brindarán respuestas sobre la evolución de las plantas. "En aquel momento, la flora era todavía antigua y no estaba compuesta por el tipo de vegetación que hoy domina el mundo, que son las angiospermas, por lo que tenemos un umbral de diversidad nuevo por conocer", observó el investigador Ignacio Escapa del Museo Egidio Feruglio (MEF) y del Conicet.


"La preservación se produjo de manera suave y casi inmediata, en menos de un día en algunos casos, y se puede ver el movimiento que tenían en vida los hongos, las cianobacterias y los gusanos, por ejemplo", destacó Massini.