Twitter 162
Twitter 162

Mar del Plata está convulsionada desde hace meses por las reiteradas acciones intimidatorias y violentas de grupos neonazis. Graves actos de xenofobia, homofobia y racismo se repiten en las calles de la ciudad, varios de los cuales llegaron al punto de la agresión física.

La preocupación de las autoridades municipales llegó al gobierno Nacional. Por eso, el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo de Argentina, Claudio Avruj, mantuvo ayer una reunión con el intendente de General Pueyrredón -al que pertenece Mar del Plata-, Carlos Arroyo, para analizar los ataques que ocurren desde hace años en la ciudad.

"Venimos, desde la Secretaría de Derechos Humanos, con nuestra convicción de colaborar y aportar", dijo Avruj, quien notificó al jefe comunal que se presentarán ante la Fiscalía Federal para denunciar los ataques como Estado nacional, según informó la municipalidad en su página web.

Las distintas

tienen un denominador común. Señalan, sobre todo, a una organización ultranacionalista llamada Foro Nacional Patriótico (Fonapa) y a su líder,

Carlos Pampillón

, quien ha llegado a interrumpir una sesión en el Concejo Deliberante del municipio.



"Creemos que se tienen que denunciar estos hechos para evitar la impunidad de grupos que quieran plantarse en la violencia, con ideas xenófobas, discriminatorias, racistas o enarbolando banderas de autoritarismo y de ofensas físicas y verbales contra otros grupos", indicó ayer el Secretario de Derechos Humanos de la Nación.



Por su parte, Arroyo reiteró

“su más enérgico rechazo”

a los ataques con tientes homofóbicos, xenófobos y racistas que se repiten. Sin embargo, el nombre de Arroyo, quien llegó a la intendencia en las últimas elecciones de la mano de

, no despierta la más mínima confianza en las organizaciones sociales y de derechos humanos de Mar del Plata, ya que pesan sobre él varias denuncias que lo señalan como "nazi".



 Twitter 162
Twitter 162

Sucede que, durante su paso por la intendencia de

Mario Russak

(UCeDé), el entonces subsecretario de Inspección General fue acusado de

por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (

DAIA

) en 1994. Según diversos testigos, el funcionario no sólo solía reivindicar a

Adolf Hitler

en sus conversaciones, sino que incluso tenía simbología nazi a plena vista en su despacho.


No fue su único incidente. Arroyo ya tenía sobre su cabeza una denuncia penal por "violación de domicilio" y "abuso de autoridad" por un violento allanamiento realizado en un hotel en enero de ese mismo año. Pero además, llama mucho la atención cómo sus propias declaraciones lo ponen en una enorme contradicción con las afirmaciones que hace ahora como intendente.

"Abrimos las fronteras y decimos vengan, ¿a qué vienen? No importa. ¿Qué es lo que saben? No importa. No importa nada. Entra de golpe un grupo de gente grande como hay en este momento por alguna ciudad chica del norte argentino. Son todos de la misma nacionalidad y son expertos en cultivar coca. No quiero nombrar al país, pero usted se imagina", dijo Arroyo durante una entrevista con la televisión de Mar del Plata.

Y hay más. También afirmó que cuando se sancionaron las leyes de matrimonio igualitario "el Congreso estaba en la pavada". Quiso prohibir las murgas y estuvo en contra de declarar "símbolo nacional" a los pañuelos de las Madres de Plaza de Mayo.


Antecedentes de la violencia neonazi en Mar del Plata


Organizaciones de Mar del Plata vienen denunciando desde hace seis años, agresiones a personas homosexuales, a asociaciones de derechos humanos y a la comunidad boliviana.

El más reciente, un ataque contra la referente de la ONG La Alameda en la ciudad, Silvina Elías, quien recibió "mensajes obscenos por parte de un perfil neonazi a través de Facebook", el mismo día en el que los árboles de la vereda de su casa aparecieron señalados con puntos rojos y una cruz esvástica en azul.

La referente de La Alameda trabajaba en ese momento en un informe que detalla las distintas agresiones registradas en la ciudad en los últimos seis años.

Apenas un día antes de la intimidación en el domicilio de Elías, un joven que denunciaba en las redes sociales este tipo de ataques también había sido agredido por tres 'skinheads' que lo golpearon en la calle.

"El joven se niega a realizar la denuncia por miedo a las represalias ante la impunidad reinante", asegura el informe de Elías, presentado ante las autoridades de la Municipalidad de General Pueyrredón el pasado 27 de enero, cuando se conmemoró el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto Nazi.

Entre los delitos repasados por el informe también figuran amenazas a concejales, agresiones a adolescentes del movimiento punk y pintadas en un monumento por la Memoria, Verdad y Justicia emplazado en un excentro clandestino de detención que funcionó durante la dictadura militar (1976-1983).

Durante el

Encuentro Nacional de Mujeres de Mar del Plata

, realizado en octubre pasado, un grupo nacionalista ultracatólico comandado por el dirigente filonazi Pampillón, se enfrentó con manifestantes que participaban de una marcha en la que expresaban consignas como la legalización del aborto o el rechazo a la violencia contra las mujeres.


Ya en la semana previa al Encuentro, aparecieron pintadas con esvásticas y consignas antiabortistas. Este ataque se produjo días después de que el titular de la ONG Asociación Marplatense de Derechos a la Igualdad (AMADI), Javier Moreno Iglesias, denunciara que había sido amenazado de muerte por neonazis cuando caminaba en la zona de La Perla.