Shutterstock 162
Shutterstock 162

La ciencia argentina volvió a colocarse a la vanguardia mundial gracias al preciso trabajo de sus especialistas. Y esta vez, lo hizo nada menos que en el campo de los tratamientos de inmunoterapia contra el cáncer. Una investigación del equipo del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA) despertó el interés de los grandes laboratorios internacionales y abrió la puerta para un fuerte ingreso de capital inversor. De esta manera, el proyecto tendrá la posibilidad de alimentar su desarrollo y dio un paso más hacia el gran objetivo: lograr en un futuro sacar un producto al mercado para los pacientes.

El estudio, comandado por el Dr. Osvaldo Podhajcer, investigador superior del CONICET y jefe del Laboratorio de Terapia Molecular y Celular de la Fundación del Instituto Leloir, se enfocó en la terapia mediante el virus oncolítico, la variedad de inmunoterapia contra el cáncer más novedosa y que se encuentra en boga en la comunidad científica mundial.

La fase inicial de la investigación fue tan prometedora que el jueves se logró firmar un convenio de licencia entre INIS-Biotech, de la Fundación Instituto Leloir, y Unleash Immuno Oncolytics, una empresa de biotecnología estadounidense que funcionará en los próximos meses como el nexo entre los investigadores y los grandes inversionistas.

 CONICET Fotografía 162
CONICET Fotografía 162

El virus es manipulado genéticamente para que ataque sólo a las células malignas

El evento, realizado en el Polo Científico Tecnológico del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, contó con la presencia del propio ministro Lino Barañao y del presidente del CONICET, Alejandro Ceccatto, entre otros.

"Este es un hito muy importante. Después de muchos meses de trabajo, este convenio nos permite mostrar un avance y nos va a permitir seguir con el desarrollo de la investigación, que va a requerir de muchos nuevos hitos hasta llegar a tener algo, eventualmente un medicamento", le explicó a Infobae Daniel Katzman, CEO de Unleash.

"Esto fue el resultado de una perfecta unión entre un grupo de científicos que entendió que ya no nos podíamos quedar en los papeles y un grupo de emprendedores que entendió que en la Argentina también hay ciencia de punta y esa ciencia se transforma en productos que son competitivos a nivel mundial", le comentó a Infobae el líder del estudio, Podhajcer.

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

El virus del resfrío, como aliado

El trabajo de Podhajcer y su equipo lleva ya más de diez años y, con el pasar del tiempo, condujo a la generación del llamado UIO-512, un virus oncolítico creado tanto para atacar las células malignas como para prevenir la expansión del tumor en el cuerpo. Ese virus está enfocado, por el momento, para el tratamiento (junto a la quimioterapia) del cáncer de ovario y del melanoma.

¿En qué consiste este virus oncolítico? Aunque pocos lo crean, se trata del famoso adenovirus, causante habitual de cualquier resfrío, que es manipulado genéticamente para que pueda atacar de manera directa al tumor y no atacar las células sanas del organismo. La modificación se hace mediante ingeniería genética y permite que el virus pueda tener nuevas tareas específicas dentro del cuerpo.

Pero, como si fuera poco, el equipo de científicos aportó al virus unos genes que estimulan la respuesta inmunológica secundaria y, por ende, frenan la expansión del tumor en el cuerpo.

"Se trata de algo innovador y disruptivo. Es una concepción diferente de lo que se venía haciendo en inmunoterapia. Esto es disruptivo porque tiene dos factores que no posee ningún otro tipo de inmunoterapia. La primera es atacar de forma directa a las células malignas, junto a la quimioterapia, y la segunda es la presencia del gen que exacerba la respuesta inmunológica secundaria. En este caso, la respuesta inmunológica no es sistémica, sino que es específica contra el tumor", analizó Pdhajcer para Infobae.

En un principio, el desarrollo del virus estará enfocado en el cáncer de ovario y melanoma

 Diez Infomedia 162
Diez Infomedia 162

Hasta el momento, los métodos más comunes de inmunoterapia contra el cáncer son el de los anticuerpos monoclonales, que son muy efectivos, pero ya llegó a una fase estacionaria en la que se sabe qué tipos de pacientes van a responder a esa terapia.

Otra opción es la de estimular la respuesta inmunológica del organismo mediante el bloqueo de todo aquello que impida que la célula se manifieste. Esta técnica ha sufrido algunos malos resultados para ciertos pacientes, ya que su respuesta inmunológica es inespecífica y a veces termina por atacar al propio organismo. La tercera es mediante los linfocitos T, que se ha demostrado su éxito sólo en algunos tipos de leucemia.

El futuro

El 27 de octubre del 2015 se dio un hecho que cambió el panorama mundial de este nuevo tratamiento de inmunoterapia. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobó la comercialización del primer nanofármaco basado en un virus oncolítico, el T-VEC del laboratorio Amgen. Ese suceso abrió una puerta de esperanza para todos los investigadores del mundo que se encuentran en proceso de estudio de diferentes variedades de esos virus. Tal fue el caso del equipo de científicos del Instituto Fundación Leloir y del CONICET.

Así, y con la posibilidad real de un importante capital de riesgo en el proyecto, los investigadores se ilusionan con poder llegar lejos con el desarrollo del tratamiento.

 Diez Infomedia 162
Diez Infomedia 162

"Es tan agradable reunirse con los grandes accionistas y ver que están interesados en lo que uno propone. Cada vez que nombro las palabras 'inmunoterapia' y 'virus oncolítico' hay un efecto y me doy cuenta de que es lo que hoy en día está hot en términos de biotecnología", detalló Katzman a Infobae.

"Los beneficios se darán de acá a algunos años y el principal objetivo para todos es que esto le llegue a la gente. Yo estoy deseando esa sensación de saber que mediante este tratamiento, un paciente pudo mejorar su calidad de vida", dijo Podhajcer.

Se trata de un método innovador y disruptivo en términos de inmunoterapia contra el cáncer

Parte del plan de Unleash es que la investigación del virus desarrollado por los científicos argentinos pueda continuarse en laboratorios de gran magnitud en el exterior. Ante ese posible escenario, el convenio firmado ayer estableció que, en caso de que un laboratorio extranjero desarrolle un producto comercial a base de esta investigación, los costos para la Argentina serán acordes y más bajos que en países más desarrollados.

"Hemos logrado instalar la ciencia en el imaginario público y en la consideración política, y ahora el científico es reconocido por el ciudadano común. La contracara de esto es el compromiso del investigador de tratar de detectar en su trabajo cotidiano qué es lo que puede servir para la sociedad", afirmó

Lino Barañao

en su discurso durante la firma del convenio.