Es economista y está afiliado al PRO, pero viene del peronismo, al punto que en su despacho tiene una foto de Evita abrazada con Perón. "Desde afuera, y con mucho respeto, veo que aún no se definieron los liderazgos según ganadores y perdedores de la última elección", opinó en InfobaeTv Sebastián García de Luca, viceministro del Interior. Consultado acerca de si esperan más peronistas en Cambiemos, adelantó algo: "Macri será parte de una discusión política integral".

— Usted forma parte del equipo político del Presidente, y es el que le está dando las mejores noticias al Gobierno, sorprendiendo con muy buenos resultados.

— El Ministerio del Interior siempre fue el ministerio político por excelencia, tal vez con Randazzo fue más un ministerio de transporte que político, pero con Frigerio tiene más que ver con la conducción de la política del Gobierno, junto con el Presidente y el Jefe de Gabinete, trabajando con las soluciones a las diferentes provincias, generando confianza con cada uno de ellos.

— Por supuesto se trata de un equipo con formación política, pero no se esperaban tener tan buenos resultados en tan poco tiempo, se creía que iba a ser la debilidad de Macri, en cambio, hay señales positivas también en el Congreso.

— Emilio Monzó en Diputados y Federico Pinedo y Gabriela Michetti en Senado también trabajan para generar confianza, relación con cada uno de los legisladores. Ojalá los resultados se vean en el inicio de sesión en las próximas semanas. Nosotros trabajamos para generar espacios de diálogo, consensos, debates entre los diferentes espacios políticos. A partir de una indicación de Macri creamos un ámbito donde todos los espacios son parte de esta discusión. Los vecinos de cada ciudad del país no tienen que verse perjudicados por el gobernador o intendente que eligieron cuando votaron. Esa es una etapa que dejamos atrás. Lo que estamos haciendo tal vez implicará un camino más largo, pero los resultados serán distintos. De lo que se trata es de ir resolviendo en serio muchos puntos de gestión, incluso con funcionarios que hacían muchos años que no iban a Casa de Gobierno.

— Ayer hubo una reunión del ministro Frigerio y usted con intendentes peronistas que pidieron un aumento de la coparticipación de Buenos Aires. ¿Se acordó ese reclamo o los sorprendió?

— Bienvenida sea la discusión de la coparticipación. Quizás en los últimos 12 años no se daba este tipo de discusiones o críticas, por la forma en que tenía el kirchnerismo de conducir, pero a nosotros estos reclamos nos parecen correctos.

— Bueno, usted viene de la provincia de Buenos Aires, y todos coinciden en que es una provincia que fue castigada en esa materia, así que debe compartir el reclamo.

— Sin duda, desde el año 1988 que se modificó la ley de coparticipación cuando la provincia perdió 6 puntos es que Buenos Aires empezó con ese desfazaje estructural entre lo que aporta y lo que recibe, pero también es una discusión que abarca al resto de las provincias. A partir de esta tarde que nos juntamos con los ministros de Economía de todas las provincias arrancaremos seguramente esta discusión, aunque es algo complejo, porque requiere la aprobación de todas las provincias. Sí creeemos que tenemos que ir hacia un país más federal, venimos de una tendencia unitaria, donde el Gobierno nacional concentró todos los recursos y los distribuyó de forma discrecional. Por indicación de Macri, nosotros tenemos una visión totalmente distinta. Nosotros creemos que es el intendente y el gobernador quienes sean partícipes de la decisión y ejecución de la obra pública, auditando y controlando. Macri es una persona segura y no concibe el poder como la concentración de recursos, sino que concibe a los gobernadores e intendentes como socios. El cree que hay que dar ese salto de calidad en la gestión pública, un Estado presente y activo, pero no manejado solamente desde Buenos Aires. Las identidades partidarias son secundarias en este sentido, no lo digo desde una visión ingenua, porque vengo de la política, pero tenemos que dar ese salto de calidad. No vamos a resolver en 100 días lo que no se resolvió en los últimos 30 años, pero está el compromiso del Presidente de que gobernadores e intendentes tengan mayor intervención en las decisiones de política pública locales, con autonomía.

— Viene del peronismo, ¿ahora está afiliado al PRO?

— Estoy afiliado al PRO, pero vengo del peronismo desde chiquito.

— ¿Y cómo ve al peronismo?

— Perdió la Nación, varias provincias, pero perdió la provincia de Buenos Aires, algo que generó un sismo. Lo veo desde afuera, y con el debido respeto, aunque como peronista que me siento, sigo viendo el partido con atención, y veo que no hay un claro liderazgo ni de ganadores y perdedores de lo que fue la última elección. Viene una etapa de discusiones y somos respetuosos de esos.

— O sea, se puede estar afiliado al PRO y seguir teniendo corazón peronista. En su despacho tiene una foto de Evita con Perón abrazados.

— Llevar el corazón peronista no implica estar afiliado o no. Levantar las banderas de lo que decían Perón y Eva Perón tiene que ver con la forma de gestionar. La gente cuando espera la cloaca, el agua potable o un el trabajo, no mira al que es peronista o no, sino al que resuelve. Y Macri es la persona que más se compromete en ese sentido. Ser o no ser peronista no es lo importante, sino dar respuestas a la gente que el peronismo adeuda en muchos lugares. En nuestra visión, Macri será parte de una discusión política integral. El peronismo también va a mirar a Macri porque en su gestión tiene esa impronta, de resolver problemas de la gente.

— ¿Esperan la incorporación de más dirigentes o intendentes en la oferta política de Cambiemos en el 2017?

--El 2017 es lejano. La gente nos votó para gestionar. Todos pensamos en esa elección, por supuesto, pero hoy lo que creemos prioritario es cumplir con los que nos votaron y aún los que no nos votaron. Hay todavía prejuicios en relación a nuestro equipo y tenemos que demostrar la inclinación por la social que nosotros tenemos. Nuestro compromiso es llegar a la pobreza cero, queremos que aumente más la inscripción en la escuela pública que en la privada, tenemos énfasis en la movilidad social, en poner el centro en la familia, en valorar el esfuerzo y el trabajo. Esperamos que en estos cuatro años de gestión, muchas personas que no nos votaron o nos miran con recelo o prejuicio, cambien.