Simjar fue recuperada por los kurdos tras el dominio del Estado Islámico (Foto: Archivo) AP 163
Simjar fue recuperada por los kurdos tras el dominio del Estado Islámico (Foto: Archivo) AP 163

Yihadistas del Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) atacaron a las fuerzas kurdas en Irak con gas mostaza en 2015, el primer uso conocido de armas químicas en ese país desde la caída de Saddam Hussein. Así lo afirmó un diplomático sobre la base de las pruebas realizadas por el Organismo para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

Una fuente de este organismo confirmó que las pruebas de laboratorio habían dado positivo para la mostaza de azufre, después de alrededor de 35 soldados kurdos se enfermaran en el campo de batalla en agosto pasado.

La OPAQ no identificará a quién utilizó el agente químico. Pero el diplomático, que habló bajo condición de anonimato debido a que los resultados aún no han sido publicados oficialmente, dijo que el resultado confirmó que los químicos habían sido utilizados por los combatientes de ISIS.

Hay dudas sobre cómo llegó el gas mostaza a manos de ISIS

Los expertos creen que la mostaza de azufre o bien se originó a partir de un arsenal químico sirio no declarado

Las muestras fueron tomadas después de que los milicianos lucharan contra los islamistas en el sudoeste de Erbil, capital de la región autónoma kurda de Irak.

La OPAQ ya concluyó en octubre pasado que se utilizó gas mostaza en Siria. El Estado Islámico ha declarado un "califato" en territorio que controla no reconoce las antiguas fronteras.


 163
163

Los expertos creen que la mostaza de azufre o bien se originó a partir de un arsenal químico sirio no declarado, pero también temen que los yihadistas de Abu Bakr al Baghdadi han desarrollado lo básico para llevar a cabo un ataque químico con cohetes o morteros.

El arsenal químico de Irak fue destruido sobre en la era de Saddam Hussein, aunque las tropas estadounidenses encontraron algunas viejas municiones químicas durante la ocupación, que duró entre 2003 y 2011.

Siria renunció a sus propias armas químicas, incluyendo las reservas de gas mostaza de azufre, bajo supervisión internacional después de que cientos de civiles fueron asesinados con gas sarín en un suburbio de Damasco en 2013. Los países occidentales culpan al gobierno del presidente Bashar al-Assad de esos crímenes, que el dictador niega.

La mostaza de azufre es un agente químico Clase 1, lo que significa que tiene muy pocos usos externos a la guerra química. Se utiliza con eficacia letal en la Primera Guerra Mundial, que provoca graves quemaduras diferidos en los ojos, la piel y el tracto respiratorio.

LEA MÁS: