A lo largo de la historia el amor (o el desamor) ha sido un tema recurrente en el cine, a veces con final feliz y otras no tanto. Más allá de las clásicas comedias románticas, la lucha por el ser querido da horas de cinta.

En el Día de los Enamorados, hacemos un repaso por la historia de cuatro heroínas de película de todos los tiempos que hicieron de todo por ganar, vengar y estar con su ser querido, incluso llegando a límites inesperados.

Scarlett O'Hara (Vivian Leigh) de Lo que el viento se llevó (1939)


La joven rica tiene todo lo que quiere, excepto a Ashley el hombre del que está enamorada y está comprometido con su prima. Hasta que entra en el juego Rhett Butler (Clark Gable), quien hace todo por conquistarla.

En medio de la historia de amor de Scarlett y Rhett, comienza la guerra de secesión y la joven deja obligada sus caprichos y se pone al hombro a su familia y su querida tierra "Tara", haciendo todo por sobrevivir, incluso casarse por interés, dejando a un lado a sus sentimientos, convirtiéndose en una persona fría y calculadora.

La independencia de ella, el carácter egoísta de Rhett y la muerte accidental de su hija en común harán tambalear la relación. Una mujer que logró todo lo que se propuso, salvó a su familia de la guerra y recuperó su tierra, ¿podrá reconquistar a su hombre?


Pepa (Carmen Maura) de Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988)


La comedia dirigida por Pedro Almodóvar está llena de enredos. Pepa, es una doblajista que está perdidamente enamorada de Iván, su compañero y de quien espera un hijo. De pronto él desaparece y ella emprende una búsqueda desesperada.

En su afán por recuperar a su hombre, el personaje de Maura recurre a las cosas más insólitas, como ponerle somníferos a un gazpacho para que él, dormido, se quede con ella. Claro que el gazpacho podría correr otra suerte.

Como si fuera poco, y para enloquecer aún más a Pepa, el hijo de su amor aparece en su departamento con su novia, aportando aún más confusión al asunto. Inteligente pero enceguecida por la bronca que el amor le genera, el personaje de Maura está durante los cien minutos que dura al film "al borde de un ataque de nervios", lo que podría terminar por alejarla aún más de Iván.


Satine (Nicole Kidman) en Moulin Rouge (2001)


El film musical transcurre el año 1900 en París y cuenta la historia de Satine, una bailarina que aunque intenta evitarlo, se enamora de Christian (Ewan McGregor), un joven bohemio y poeta, creyendo que es un millonario que podrá financiar su obra teatral.


Con sus ojos azules y sus bailes sensuales, es imposible no enamorarse de la protagonista. Pero, ¿qué pasa cuando la que se enamora es ella? Satine deberá enfrentar una lucha interna entre sus sueños y el amor que siente por Christian.

Pero sus conflictos íntimos no son los únicos demonios que la hermosa bailarina deberá enfrentar ya que además sufrirá la traición de una de sus compañeras y se enfermará. Segura siempre de sí misma, la piedra más grande con la que se tropieza es Christian, ¿la sorteará o se quedará con ella?


La Novia, Beatrix (Uma Thurman) en Kill Bill (2003)


Dicen que una mujer despechada puede ser muy peligrosa, pero una mujer que perdió a su amor puede ser aún mucho peor y éste es el caso de La Novia que decide hacer justicia por mano propia y matar a Bill, su antiguo amante, luego de que éste irrumpiera en el ensayo de su boda y masacrara a todos los invitados, hasta incluso dándola a ella por muerta y haciéndole perder el bebé que tenía en camino.

Para ejecutar su plan, el personaje de Thurman compra una espada Samurai y comienza su batalla contra los guerreros. Antes de poder llegar a Bill (a quien encuentra en la segunda parte de la saga), debe eliminar a la guerrera O-Ren Ishii.

Abatida por la sed de venganza, La Novia se convierte en un ser frío que deja sin darse cuenta a un lado su esencia.


¿Cuál es tu heroína de película preferida?