Erik (HASH) Hersman 163
Erik (HASH) Hersman 163

Según un estudio del Pew Research Center, los votantes latinos en los Estados Unidos tendrán este año una composición muy particular: muy jóvenes y con la mejor educación hasta el momento. De los 27,3 millones de latinos que pueden votar —una cifra en sí récord: el 40% más que hace ocho años, o dos elecciones nacionales atrás—, los adultos entre 18 y 35 años serán casi la mitad.

Un dato que destacó el informe es que dentro de esos jóvenes el peso de los más chicos es tal que el 44% de los votantes latinos entran la generación de los Millennials. La misma medición entre los electores blancos da una cifra sensiblemente menor: el 27% de ellos pertenece a este grupo de nacidos desde 1981. Los Millennials hispanos crecen más rápido pero, desde luego, por la diferencia total del número de votantes, "unos 11,9 millones de ellos podrán votar, menos en cantidad que los 42,2 millones de Millennials blanco", aclaró el estudio.

Sin embargo, "los Millenials hispanos se registran para votar a un ritmo inferior que otros grupos de esa edad", advirtió el informe. "La mitad (50%) de los Millennials latinos con derecho a voto dijeron que se habían registrado para votar en 2012, contra 61% de los Millennials blancos y un 64% de los Millennials afroamericanos".

De los 27,3 millones de latinos que pueden votar —una cifra en sí récord: el 40% más que hace ocho años, o dos elecciones nacionales atrás—, los adultos entre 18 y 35 años serán casi la mitad.

El texto del Pew Research Center, "Millennials Make Up Almost Half of Latino Eligible Voters in 2016" ("Los Millennials componen casi la mitad de los latinos con posibilidad de votar en 2016"), analizó: "La gran huella de los Millennials latinos entre los electores refleja la importancia gigantesca de la juventud entre la población latina nacida en los Estados Unidos. La edad promedio de los 35 millones de latinos nacidos en los Estados Unidos es de apenas 19 años, y la juventud latina será el factor principal de crecimiento entre los latinos habilitados para emitir su voto en las próximas dos décadas".

No obstante, todavía la primera minoría del país queda detrás de otros grupos étnicos en el plano de la votación. En parte eso se debe a que los latinos se concentran es un grupo de estados —más de la mitad en California, Texas, Nueva York— que no son los que definen la pelea electoral, según el informe. En realidad sólo llegan al 5% de los votantes en los estados que comienzan primero las internas y suelen marcar tendencia, Iowa y New Hampshire.

En otros lugares como Nevada, Colorado y Florida ("estados que probablemente vuelvan a ser un campo de batalla en la carrera por la presidencia", según el Pew Research Center), representan más del 14% de los electores. Por eso, y porque su peso en general es importante, los hijos de América Latina que viven en los Estados Unidos son un objeto de seducción tanto para republicanos como para demócratas: si en 1986 los latinos llegaban al 5% del total de las personas con derecho a voto, en 2014 eran ya el 11,4 por ciento. Otras minorías crecieron, aunque no tanto, en ese tiempo: los votantes potenciales afroamericanos pasaron de 11% a 12,1% (con 9,9 millones nacidos luego de 1981), y los asiáticos de 1,4% a 4,2% (con 2,9 millones de ese grupo); mientras tanto, el voto blanco se reducía de 82% a 70% en el mismo periodo.

Nacidos en los Estados Unidos y educados

Aunque todavía se espera la reforma migratoria que el presidente Barack Obama prometió en sus dos campañas —y que, de haberse cumplido durante su primer período, podría haber alterado estas cifras—, el electorado latino ha crecido en su mayor medida por el nacimiento de hijos de inmigrantes, legales o no, en suelo estadounidense. Ellos representan el 56% del conjunto de votantes latinos, un aumento de 5% en comparación con su representación en 2000.

Según las proyecciones del Pew Research Center, desde las elecciones pasadas de 2012 hasta estas de 2016 unos 3,2 millones de jóvenes latinos cumplieron 18 años y obtuvieron así el derecho a elegir presidente en noviembre próximo.

Desde las elecciones pasadas de 2012 hasta estas de 2016 unos 3,2 millones de jóvenes latinos cumplieron 18 años y obtuvieron así el derecho a elegir presidente en noviembre próximo.

La otra razón del crecimiento del voto latino fue la nacionalización de 1,2 millones de inmigrantes legales entre 2012 y 2016. Aunque la proporción no es tan grande como entre los asiáticos, cuya gran mayoría —61% de los votantes habilitados— nació en el extranjero. Por último, según el informe, "desde 2012 unos 130.000 puertorriqueños han dejado la isla y se han mudado a los Estados Unidos". Florida ha sido el estado de preferencia de este grupo, que posee ciudadanía estadounidense y vota.

En lo que va de la historia del voto latino en los Estados Unidos, esta generación marca otra diferencia: tienen los niveles más altos de educación que sus predecesores. En comparación con el año 2000, el doble de los electores latinos tiene algún grado de educación universitaria.

LEA MÁS:


El electorado latino "es uno de los grupos demográficos más dinámicos del país", agregó el informe, "con una población de crecimiento veloz que cada vez más tiene educación universitaria". A pesar de que muchos no votan porque viven sin papeles o no tienen una cultura cívica que los haga pronunciarse en un país donde las elecciones no son obligatorias, "su influencia potencial en algunos de los estados principales del campo de batalla de 2016 ha crecido también, porque la población hispana se ha vuelto un poco más dispersa a nivel nacional", cerró el Pew Research Center.