Shutterstock 162
Shutterstock 162

Al principio se presenta como un leve enrojecimiento ocular, que va aumentando a través de las horas y puede convertirse en un edema o hasta en una hinchazón de párpados. Se produce una extraña sensación en el cuerpo y comienza la secreción ocular y, por las mañanas, los párpados están pegados.


Estos son los principales síntomas de la conjuntivitis que, cuando son producidas por el virus, pueden estar acompañados por fiebre, faringitis, otitis y secreción nasal.


"El contagio de las conjuntivitis infecciosas puede producirse a través de las manos contaminadas con gérmenes, por el contacto o cercanía entre personas, por gotitas eliminadas al toser o estornudar. También pueden ocurrir en piletas o a través de objetos como toallas, utensilios o juguetes contaminados", explicó Eliana Segretin Gutiérrez, doctora del servicio de oftalmología del Hospital Italiano de Buenos Aires.


¿Cómo tratarlas?


El tratamiento de las conjuntivitis varía según la causa que la produce. Por eso es importante concurrir al médico oftalmólogo para realizar un correcto diagnóstico clínico.


 Shutterstock 162
Shutterstock 162

"En la conjuntivitis alérgica, si es posible identificar el alergeno causal, hay que evitar el contacto con éste. Aplicar localmente compresas frías varias veces al día. Según prescripción y bajo seguimiento médico, se pueden utilizar colirios lubricantes, antialérgicos, vasoconstrictores y/o corticoides", dijo Segretin Gutiérrez.

En el caso de las conjuntivitis bacterianas se debe discontinuar el uso de lentes de contacto.


Además, como medidas higiénicas, se debe realizar un lavado frecuente de las manos, emplear anteojos oscuros si presenta intensa molestia a la luz o fotofobia. La mayoría de las conjuntivitis no complicadas responden al tratamiento con colirios de antibióticos durante 5 a 10 días.


Antes de utilizar las gotas oftálmicas resulta conveniente limpiar la secreción de los párpados y pestañas con una gasa esterilizada embebida en solución fisiológica y luego colocar las gotas evitando que las pestañas toquen la punta del gotero para no contaminarlo. Nunca se debe tapar los ojos con gasas o apósitos ya que aumenta localmente el calor y con ello se favorece la proliferación de los gérmenes.


"En las conjuntivitis virales, si es usuario de lentes de contacto discontinuar su uso. Colocar compresas frías y lavar con suero fisiológico las secreciones y costras que aparecen en las pestañas. Según indicación médica, se pueden usar colirios para aliviar la picazón y lágrimas artificiales para reducir la sensación de arenilla o cuerpo extraño. En casos especiales, sólo indicado y controlado por el médico oftalmólogo se pueden utilizar colirios de antibióticos o corticoides", agregó Segretin Gutiérrez.


Según la especialista este tipo de conjuntivitis puede extenderse y afectar a la córnea (queratitis), lo cual puede producir fotofobia o molestia a la luz, visión borrosa o halos de manera transitoria.


 Shutterstock 162
Shutterstock 162

"Hay que evitar la propagación de la enfermedad a otros individuos debido a que este tipo de conjuntivitis es muy contagiosa y puede causar epidemia. Para esto se recomiendan medidas de higiene personal y lavado de manos".


Los riesgos de la automedicación


Las conjuntivitis en general suelen ser infecciones autolimitadas y benignas, pero, a veces, pueden complicarse. Uno de los peligros de automedicarse es que muchos colirios contienen corticoides, que deben usarse con precaución y no en todos los casos. El otro problema de la automedicación es que otras enfermedades más severas de los ojos pueden comenzar de manera similar a una conjuntivitis. Por eso lo ideal es que todo paciente con comienzo agudo de enrojecimiento ocular sea evaluado por el oftalmólogo.


Cómo evitar el contagio


• Lavado cuidadoso y frecuente de manos, especialmente, si se ha estado en contacto con una persona con conjuntivitis.

• Evitar tocar los ojos y el rostro con las manos (especialmente, si ha estado en contacto con una persona con conjuntivitis).

• Limitar o evitar el contacto cercano y directo con personas afectadas de conjuntivitis (besos, abrazos).

• No compartir las toallas, pañuelos ni fundas de almohada que hayan estado en contacto con personas con conjuntivitis.

• No compartir objetos personales como colirios o cosméticos para los ojos.

• Uso y cuidados apropiados de las lentes de contacto.

• No concurrir a escuelas, piletas o trabajo, según indicación médica.