shutterstock 162
shutterstock 162

El gobierno nacional anuncia periódicamente su intención de luchar contra el avance del narcotráfico y volverá a dar una señal concreta de ello: luego de la declaración de la Emergencia en Seguridad que incluye la polémica "Ley de derribo", las autoridades trabajan en un nuevo paquete de medidas.

Una de las novedades es la intención de colocarles GPS (dispositivo de geolocalización) a todos los camiones y barcos que ingresan a la Argentina, para tener un control permanente de sus movimientos.

Se trata de un sistema de precintos electrónicos que posibilita hacer un seguimiento satelital de los rodados desde que entran al país y aportan información online sobre la ruta del vehículo. Además –detalla el diario Clarín- alerta si se intenta abrir la carga en medio del camino.

 162
162

El nuevo titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, ya trabaja en la implementación de esta medida que forma parte de un plan integral para radarizar las fronteras y profesionalizar las Fuerzas de Seguridad.

Como los especialistas en narcotráfico indican que la mayor cantidad de droga entra por tierra y agua (en menor medida por aire), los dispositivos también se aplicarían a la mercadería en tránsito que ingresa por vía acuática desde Paraguay y Bolivia.

Este tipo de medidas ya se aplican en otros países y la intención del macrismo es aplicarlo en el país, inicialmente en puntos estratégicos como el Paso de Jama (Jujuy) sobre el río Paraná, uno de los puntos más calientes y difíciles de controlar.