Juan Manuel Urtubey: "Con Mauricio Macri hay un planteo de una Argentina distinta, se puede discutir sin ser enemigos"

  162
162

"La reunión de hoy fue interesante y productiva. El ánimo de todos fue de acordar. Hay un planteo de una Argentina distinta en donde podemos discutir sin ser enemigos", aseguró en diálogo con InfobaeTV Juan Manuel Urtubey luego de haber participado del encuentro de gobernadores del PJ con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. "Hay propensión al diálogo y a corregir errores. Eso, que debería ser normal, resultó una cosa extraordinaria", agregó.

Urtubey, quien ya lleva 8 años en la casa de gobierno de la provincia del norte, se mostró conforme con la reunión desde el punto de vista de haber obtenido el compromiso de regularizar la deuda con los estados provinciales en 5 semanas y de garantizar el cambio en el decreto presidencial que aumentó los fondos coparticipables a favor de la Capital Federal. "El decreto de Macri fue un claro error que afectaba al resto de las provincias. Hoy, eso fue reconocido y se obtuvo el compromiso de modificarlo", consignó.

El gobernador no dudó a la hora de apuntar contra dirigentes de su partido que criticaron al gobierno de Cambiemos por el uso de decretos para gobernar: "Hay que tener autoridad moral para hablar". Además, confirmó que aspira a ser presidente y adelantó que apoya las nominaciones de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz para la Corte Suprema, aunque no el método de la designación en comisión.

Aquí, parte del diálogo:

-¿Cómo calificaría la reunión de los gobernadores con el presidente Macri?

-La reunión fue productiva, estuvo bueno. El Gobierno se comprometió a corregir el decreto que traspasa fondos a la Capital Federal y eso afecta a las provincias y tomó la promesa de resolver en 5 semanas la deuda que tiene la Nación con las provincias que asciende a 10 mil millones de pesos.

-¿El clima general fue de consenso?

-Con fuertes discusiones de las partes, el ánimo fue acordar. Hay un planteo de una Argentina distinta. Nos podemos poner de acuerdo.

-¿Mejor que con el kirchnerismo?

-Definitivamente. La propensión al diálogo es saludable. Hay que decir que respuestas, hasta ahora, no hemos tenido muchas. Pero el camino es distinto. Concretamente, el decreto inconsulto que triplica la coparticipación a la Capital Federal fue un mal inicio. Bien resuelto, sería un gran avance. Pero que haya una voz del otro lado del teléfono cuando se llama es una enorme diferencia.

-Algunos dirigentes de su partido, como Jorge Capitanich o Fernando Espinoza, aseguran que Macri gobierna por decreto sin convocar a consensos. ¿Qué opina?

-Lo primero que tenemos que tener para hablar de estas cosas es un mínimo de autoridad moral. Los que ejercieron alguna función ejecutiva, primero, que se miren al espejo. Que algunos dirigentes de algunos espacios políticos se escandalicen porque el Presidente firma decretos es, de mínima, un chiste. Quejarnos de que algunos ahora lo hacen es cómico.

-Si Cristina Kirchner lo está escuchando, se va a enojar mucho...

-Me tiene sin cuidado. Se enojaron cuando estaban en el gobierno, así que ahora me tiene sin cuidado.

-¿Quién debe ser el presidente del PJ?

-Yo estoy apuntando a que trabajemos en la lógica del mayor consenso político. Quiero que sea un dirigente que escuche, tome decisiones, lidere y no pida instrucciones a nadie. No quiero hablar en nombre propio si es Juan o Pedro. Pero creo en un perfil como el que describí

-¿Aspira usted a serlo?

-No. De ninguna manera. No se puede ser presidente del partido part time. Yo gobierno una provincia y tengo casi todo mi tiempo abocado a eso.

-¿Sus legisladores apoyarán las propuestas de nuevos jueces en la Corte Suprema?

-No acostumbro a darles instrucciones a los senadores de Salta. Pero si yo tuviera que votar, apoyaría las propuestas. Fue, eso sí, un grave error designarlos en comisión. Pero con acuerdo del senador, son intachables los dos juristas.

-¿El kirchnerismo fue?

-Yo siempre he combatido al personalismo. Algunos creyeron que siguiendo a los ex presidentes Néstor o Cristina eran más grandes que el peronismo. Yo no creo eso. Me llamo peronista porque Perón murió, porque si no, no lo haría. Esa cosa de pertenecer a alguien vivo te enajena como ser humano. Lo que te hace humano es pensar libremente. El poder es una enfermedad incurable. Te tenés que vacunar cuando estás sano, generando un sólido marco institucional que cuando te puedas enfermar no tengas elementos que te hagan daño.

-¿Cristina estuvo enferma de poder?

-Ya no está en el poder. Podemos discutir cómo fue en la gestión, pero hoy es una cuestión abstracta.

-¿Pero lo estuvo?

-Les ha pasado a todos los dirigentes políticos que yo he conocido en la Argentina. Lamentablemente.

-¿Aspira a ser presidente de la nación?

-Yo, sí. Sinceramente. Habrá que ver. Pero un dirigente que te diga que no quiere ser presidente, o te miente o es un mediocre.

La entrevista completa en InfobaeTV