Lilian Tintori con su hijo, Leopoldo, frente a la cárcel de Ramo Verde Instagram 163
Lilian Tintori con su hijo, Leopoldo, frente a la cárcel de Ramo Verde Instagram 163

El Observatorio Venezolano de los Derechos Humanos de las Mujeres se manifestó en contra de las prácticas denunciadas por Lilian Tintori, esposa del preso político venezolano Leopoldo López, quien junto a la madre del dirigente, Antonieta Mendoza, fueron desnudadas y humilladas delante de sus hijos de 6 y 3 años.

En ese sentido, la ONG rechazó el trato al que deben someterse las mujeres de los sectores populares para poder ejercer el derecho de visitar a sus padres, hijos o parejas detenidos en las cárceles venezolanas.

Luego de las manifestaciones públicas de la activista, quien contó que le pidieron "que abriera las piernas varias veces" cuando estaba completamente desnuda, el Observatorio Venezolano de los Derechos Humanos de las Mujeres indicó que la actitud de las autoridades del centro penitenciario constituye una clara "violación a los derechos humanos de las afectadas", y que atenta tanto a su dignidad como personas como a su pudor personal, derechos que recogen tanto los tratados internacionales como la propia legislación venezolana.

En ese sentido, la organización también rechazó categóricamente, ante la opinión pública en general y las más altas autoridades del gobierno de Nicolás Maduro, "el trato que han recibido las ciudadanas".

LEA MÁS:

Asimismo, indicaron, según detalla el medio local El Nacional, "la violación a los derechos humanos, establecidos en la Ley Orgánica de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (Lopnna) en sus artículos 32 y siguientes, donde se consagra el derecho de los infantes a su integridad física, psíquica y moral", a los que fue sometido el hijo de López (Leopoldo, de 3 años) al tener que observar como su madre y su abuela eran despojadas de sus vestimentas.

También se encontraba presente la hija mayor del dirigente de Voluntad Popular, Manuela, de 6 años.

Por último, el Observatorio se solidarizó "con todas aquellas mujeres de los sectores populares que frecuentemente deben someterse a un trato vejatorio" para poder ejercer el derecho humano fundamental de visitar a sus padres, hijos o parejas detenidos.