Después de perder el clásico de verano ante Huracán, San Lorenzo salió fuerte al mercado y la principal apuesta la encomendó en las condiciones de Ezequiel Cerutti, el joven de 24 años procedente de Estudiantes de La Plata que firmará su contrato por los próximos cuatro años y medio con el club de Boedo. El atacante que costó 3.100.000 dólares por el 90% del pase se hizo los estudios y mañana se sumará al trabajo.

Antes de superar los tradicionales chequeos de rutina, el punta que viene de desempeñarse en el Pincha atendió a los medios que esperaban su llegada a la Clínica Rossi y compartió su felicidad por la transferencia que lo tuvo como protagonista. "Sé que San Lorenzo como club grande está para pelear arriba, por eso espero que todo se haga rápido para poder entrenar con mis compañeros", comentó.

Consultado por la filosofía que pregona Pablo Guede, el reemplazante de Edgardo Bauza, se embaló con la chance de ser uno de los jugadores importantes de ataque. "Vi su manera de jugar y me gustaba mucho cómo lo hacía en Chicago", señaló el jugador, al tanto de la campaña del técnico en la entidad de Mataderos.

A su vez, Cerutti mantuvo la humildad para imaginarse cómo serán sus primeros días vestido de azulgrana y se limitó a desear que "ojalá pueda rendir y aportarle lo mejor al equipo"; pero no sin antes alertar que "tendré que pelear el puesto porque hay grandes jugadores, pero ojalá pueda tener un buen año".

Mientras tanto, la dirigencia espera el arribo al país del defensor Paulo Díaz (Colo Colo) y del mediocampista Fernando Belluschi (queda libre del Cruz Azul) para que se sumen a Pedro Franco, Nicolás Navarro y el propio Cerutti; los últimos intentos serían por Marcos Angeleri, si logra rescindir el vínculo con el Málaga.