No era un día más para el Mundo culé ni para Lionel Messi. Es que el inicio de la trilogía frente al Athletic Bilbao (jugarán luego por la Copa del Rey), el mejor jugador del mundo iba a ser el centro de atención –una vez más- porque era el momento de exhibir su quinto Balón de Oro en el Camp Nou.

Aunque todo había comenzado de gran manera, ya que luego de mostrar su galardón se encargó de abrir el marcador de penal, enseguida se encendieron las alarmas. ¿El motivo? El rosarino no volvió del vestuario para disputar el complemento. Fue entonces que comenzar a circular los rumores de molestias musculares, debido a que no es habitual que sea sustituido (hace casi tres años no abandonaba un juego en el entretiempo).

Y apenas culminada la aplastante goleada del Barça, doblegó por 6-0 a los de Bilbao, la Pulga se encargó de aparecer en escena dejando un mensaje a sus fanáticos. Fue por intermedio del Facebook que se comunicó, compartiendo imágenes de lo que fue la exhibición de su galardón. "Feliz por la victoria y porque pude compartir el Balón de Oro con nuestra gente. Una gran parte de este premio es también de todos ellos", escribió. ¿Y su reemplazo? Silencio stampa...