Crece la indignación en La Plata por la muerte de Yésica Emilia Uscamayta

  162
162

Los amigos y familiares de Yésica Emilia Uscamayta no salen de la conmoción, así como tampoco los vecinos del barrio platense Las Rosas. Se suponía que la joven, de 26 años, había asistido el 31 a la noche a esa fiesta para divertirse y recibir el año con alegría. El desenlace fue fatal, shockeante e inesperado. Nadie imaginó que algo así podía pasarle a una chica que había ido encima junto a uno de sus hermanos. Mientras la justicia avanza con la causa, los compañeros de esta joven estudiante de periodismo se despiden de ella por las redes sociales y aprovechan para denunciar coimas entre los organizadores de fiestas clandestinas, la policía y el gobierno.

"Comenzamos el año con la triste noticia del fallecimiento de Emilia Uscamayta Curi, compañera estudiante de la Facultad de Periodismo de la UNLP, en una trampa mortal montada por empresarios inescrupulosos y con el amparo de funcionarios municipales corruptos con la fiesta de fin de año "La Frontera", en una quinta de 520 y 160", publicó Romina Vargas Rojas en su Facebook.

"La imputación por ´homicidio culposo´de Raúl Ismael García, Carlos Bellone, Santiago Piedrabuena (dueño del bar London) y Gastón Haramboure, es un primer paso que debe ser sostenido por la lucha. Hay que recordar que Haramboure fue condenado en 2009 a casi 11 años de prisión por el crimen de Juan Maldonado en Berisso, a la salida del boliche Alcatraz. Ahora, en libertad, comete un nuevo crimen", agregó la joven.

Romina se mostró dolida y enojada por la muerte de su amiga. Denunció que no solo se trata de empresarios, sino que "este negocio siempre contó con el amparo del gobierno local, una política marcada en la era Bruera y ahora continuada por Garro. No por nada el subsecretario de Gobierno, Juan Manuel Martínez Garmendia, está apuntado como el nexo entre Control Urbano y los organizadores de las fiestas clandestinas".

Por su parte, otra amiga de la víctima escribió: "Nos ha dejado una gran persona. A veces uno no siente tanto las injusticias hasta que la vida te pega de frente y sin anestesia con ellas. Me encuentro desconcertada desde el momento en que creyéndola una mentira me rehusaba a aceptar la noticia. Aunque una parte de mi la siente viva, incomodando, gritando verdades, peleando sus ideas y con esa sonrisa contagiosa, otra parte de mi me recorre el cuerpo como un escalofrió que se me hunde en el pecho y me produce un dolor gigante. Se fue para mí una amiga y compañera. Se fue con tantos proyectos innumerables para este nuevo ciclo, con unas ganas de conocer y recorrer tantos caminos. Aun no logro entender los porqués, si los hay, de la muerte... No sé porque por acá, pero solo quería decirte amiga que te vamos a extrañar y a tenerte presente siempre!".

 Twitter 162
Twitter 162

Eugenia Curi, la mamá de Yésica Emilia, no tiene consuelo. Aún piensa que está soñando y que su hija nunca se ahogó en la pilera de ese country donde había una fiesta de al menos cien personas. "Ella salió a divertirse y le pasó esto. Era una chica buena, que quería siempre justicia para las personas más humildes", resumió su hermano quien estuvo con ella durante la fiesta hasta que la perdió de vista y pensó que había regresado a la casa familiar. Después de la operación de autopsia que por indicación del fiscal Alvaro Garganta se hizo en la Asesoría Pericial dependiente de la Suprema Corte bonaerense, su cuerpo fue entregado a la familia y velado en la 143 y 520, de La Plata.

La mujer dijo ante los medios que "alguien tiene que pagar" y denunció que "cuando la sacaron de la pileta, la dejaron tirada: la policía la encontró en la calle", versión que fue desmentida por distintas fuentes. "Ella salió a divertirse, nunca pensé que le iba a pasar eso. Ella no sabía nadar, estamos averiguando que pasó", reveló con una profunda angustia.

Con una precisión mayor y espeluznante, el padre, Juan Uscamayta, contó que los patovicas le habrían dado una patada a un chico que intentaba reanimar a Yésica. "La vieron a mi hija, estaba con vida. Lo sacaron me parece... que le metió una patada un patovica. Había un muchacho que le estaba dado reanimación y en eso al pibe lo empujan, le dieron una patada. Y a mi hija también... Estaba con vida y los sacan a la calle y le hacen abandono de persona", señaló.

"Yo no me explico... ¿Cómo puede ser? ¿No somos humanos?", agregó. "Yo voy a ir hasta el fondo. Voy a investigar. Ya no tengo nada que perder. Alguien tiene que pagar", prometió. En Facebook, una amiga que también se llama Yésica la recordó así: "militante, sonrisa gigante, mi tocaya. mi querida.. Ahora soy fuerte para apoyar a tu familia. Me falta verte Yesi Yesi Yesiii!!! Que dolor bella mujer".