162
162

La enfermedad obtuvo su nombre recién en 2002, después de décadas de investigación y gracias a la visión de un médico inmigrante en Estados Unidos. Se trata del nigeriano Bennett Omalu, un patólogo forense que hace 13 años tuvo la responsabilidad de conducir la autopsia de la estrella del fútbol americano Mike Webster, quien había muerto de manera repentina e inesperada. Omalu tuvo la idea de recoger capas (láminas) del cerebro del fallecido y allí descubrió una serie de lesiones que abrirían una puerta trascendental para el deporte: la encefalopatía traumática crónica (ETC).

Omalu detectó que el cerebro de Webster presentaba una gran cantidad de lesiones internas. ¿El motivo? la cantidad de golpes en la cabeza que recibió el deportista a lo largo de su carrera. Esos traumas repetidos a lo largo del tiempo generaron trastornos terribles en los últimos años de vida del deportista y le dieron un nombre a los mismos síntomas que sufrían miles de ex jugadores de la NFL y otros tantos que habían fallecido recientemente.

"Es una enfermedad muy grave y lo peor es que es irreversible. Lo peor es que surge de manera silenciosa. Son impactos que no llaman tanto la atención, nadie termina en coma por ellos. Pero al recibirlos durante tanto tiempo y acumular ese tipo de trauma se llega a esa enfermedad", le explicó a Infobae Roberto Rey, neurólogo del Instituto Argentino de Investigación Neurológica (IADIN).

La ETC en una fase avanzada tiene síntomas similares al Alzheimer, Parkinson y la demencia

Una vez contraída, la ETC produce síntomas que convierten la vida de quienes la padecen en un infierno. Genera un deterioro cognitivo grave, lo cual conduce a síntomas similares a los del Parkinson, el Alzheimer y la demencia, todo en simultáneo.

La aparición de esa enfermedad, que hasta el momento se la adjudicaba al boxeo casi en exclusiva, planteó una revolución absoluta en el deporte más practicado en Estados Unidos: miles de ex jugadores y de familias de jugadores fallecidos denunciaron a la NFL (National Football League), mientras que algunas estrellas jóvenes se retiraron antes de llegar a los 30 años y figuras de otros deportes, como la NBA, ya expusieron su repudio y preocupación a la práctica del fútbol americano.

 162
162

Qué es la ETC

La ETC es una degeneración gradual del cerebro a partir de continuos golpes en la cabeza. Ese tipo de traumatismos producen un violento sacudón en el cerebro, lo que hace que las neuronas puedan provocar una "despolarización", es decir, un cambio en su potencial eléctrico que provoca que los neurotransmisores se activen todos al mismo tiempo.

Así se conduce a una abundancia de compuestos químicos en el cerebro y a problemas en los receptores vinculados al aprendizaje.

"El mayor deterioro de esta enfermedad es el cognitivo subcortical y esto produce efectos muy nocivos. Desde la falta de control de esfínteres (hacerse pis encima), problemas graves en la deglución (atragantamientos) y falta de control en las emociones. Ante un pequeño estímulo de tristeza, se ponen a llorar desconsoladamente", detalló Rey a Infobae.

La enfermedad produce cambios de humor muy bruscos, desorientación y pérdida de habilidad motriz

Hasta el momento, un equipo de la Universidad de Boston a cargo de la especialista Ann McKee llevó el estudio más significativo sobre la enfermedad. Allí se estudiaron 85 cerebros de atletas y ex militares fallecidos que habían recibido traumatismos constantes en la cabeza y se detectó que el 80% de ellos padecían ETC.

Según el equipo de especialistas, la ETC se desarrolla en cuatro fases:

Primera fase: Problemas de concentración y dolores de cabeza.

Segunda fase: depresión, temperamento explosivo, problemas de memoria a corto plazo.

Tercera fase: Discapacidad cognitiva, dificultad mental para organizar y física para llevar a cabo tareas múltiples, problemas en el razonamiento.

Cuarta fase: Demencia.

 162
162

Dificultad en el diagnóstico

Uno de los grandes problemas de la ETC es que es imposible dar un diagnóstico concreto sobre el padecimiento de la enfermedad con el paciente en vida. El único modo de poder confirmar al 100% el padecimiento del síndrome es mediante una biopsia a todo el cerebro de la persona en cuestión.

"Si el paciente que viene a hacer la consulta tiene un antecedente de la continuidad de esos cuadros traumáticos, es suficiente como para poder pensar en la ETC como la principal alternativa. Lo que se hace con el tratamiento, principalmente, es descartar otras enfermedades, como la hidrocefalia, la enfermedad de Hakin o algún cuadro de hipotiroidismo severo", explicó Rey a Infobae.

Respecto al tratamiento cuando la enfermedad ya está desarrollada, no hay muchas más alternativas que terminar de manera inmediata esas prácticas que conllevan los golpes cotidianos en la cabeza.

En tanto, es muy importante realizar una buena advertencia para los más chicos antes de que se metan de lleno en la práctica de algún deporte de contacto.

"Hay que evitar esa exposición a los traumatismos y hay que ser consciente de los peligros. Una enfermedad como esta es devastadora para toda una familia. En muchos casos, estas personas son el sostén de su familia y ver cómo se derrumban es muy duro", aseguró Rey.

 162
162

El fútbol americano, en jaque

Tras la investigación de la Universidad de Boston, la asociación del fútbol americano, la NFL, quedó en la mira. Cientos de familias de ex jugadores del deporte realizaron una denuncia conjunta tras confirmarse la enfermedad de sus parientes. Sin embargo, un arreglo millonario y económico de la NFL con cada familia sirvió como para que la denuncia se esfurmara.

Así y todo, las investigaciones de especialistas en neurología en el mundo del fútbol americano continuaron y los datos fueron reveladores: un último estudio del mayor banco de cerebros de Estados Unidos reveló que el 96% de los jugadores de la NFL que fallecieron en la última década padecían ETC.

Entre las muertes hubo muchísimos suicidios, incluidos el de algunos ex deportistas, como Dave Duerson, quien se pegó un tiro en el pecho y en su carta de despedida escribió: "Entreguen mi cerebro para el estudio de la ciencia".

El caso del dr. Omalu será representado por Will Smith en la película "Concussion"

La alerta sonó con fuerza en el país norteamericano y el mundo del deporte, especialmente el de la NFL, comenzó a convulsionarse al respecto. De hecho, en el inicio de la temporada, Chris Borland, un jugador de apenas 24 años y con una proyección de mega estrella, anunció su retiro para cuidar su salud. Los mismos pasos, de manera repentina, siguieron Patrick Willis, Cortland Finnegan, Jake Locker y Jason Worilds.

En tanto, la mega estrella de la NBA, LeBron James, también aportó su granito de arena en la advertencia de la enfermedad: "En mi casa sólo se permite practicar béisbol, básquet y fútbol", dijo el astro.

Como si fuera poco, la historia de la ETC y el fútbol americano llegará pronto a la pantalla grande de Hollywood. Es que la estrella Will Smith representará al Dr. Omalu en la película titulada "Concussion" (contusión), donde se detalla la aparición de la enfermedad y la batalla legal del nigeriano contra los directivos de la NFL. La película se estrenará en Argentina a inicios del 2016.