AFP 163
AFP 163

Los principales líderes de la oposición venezolana se mostraron dolidos y preocupados por la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que bloqueó la jura de tres parlamentarios electos en el estado de Amazonas.

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles, manifestó su desacuerdo con la decisión de la Corte. "Ningún tribunal, ni maniobra, ni partido, nadie está por encima de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y de nuestro pueblo. El 5 de enero quedará claro en la instalación nueva Asamblea Nacional", escribió en su cuenta de Twitter.

"A nosotros, ¡el TSJ ni nos dejó impugnar elecciones en su momento! Hoy ratifican que una tarea urgente es cambiarlo! Venezuela quiere justicia!", continuó.

Y agregó: "El TSJ no podrá más que el Pueblo de Amazonas, se metieron contra nuestros hermanos indígenas, ¡sabrán darles lección!"

Por su parte, María Corina Machado aseguró que el tribunal "pretende desconocer la soberanía nacional" luego de recibir las impugnaciones solicitadas por el oficialista PSUV.

"Los venezolanos, los demócratas del mundo y el régimen sabemos que hoy en Venezuela el único Poder legítimo y democrático es la nueva Asamblea Nacional", expresó.

Y añadió: "Sala Electoral TSJ pretende desconocer Soberanía Nacional. No se equivoquen; como defendimos los votos el 6D, defenderemos a los Diputados. Los 112 diputados electos y sus suplentes serán juramentados y cumplirán el mandato de los ciudadanos: la transición a la Democracia".

El vocero de la MUD, Jesús Torrealba, también se manifestó en Twitter: "Con la decisión del TSJ la burocracia derrotada se declara en rebeldía frente a la decisión del cambio".

En tanto, Lilian Tintori (esposa de Leopoldo López) subrayó: "ALERTA: Golpe de Estado Judicial. No podrán desconocer la voluntad del pueblo".

Por último, el secretario general de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, también expresó su repudio a la decisión del tribunal: "Si impugnan a 1 sólo de los diputados de la unidad electos por el pueblo nos están impugnando a todos. Somos 112. No vamos a cruzarnos de brazos".

LEA MÁS: