Chance, minutos después de nacer Vine 163
Chance, minutos después de nacer Vine 163

El día de Navidad, Jacques y Remde se convirtieron en los "padres" de un cachorro clonado llamado Chance. Es el primero de su tipo en ser creado a partir del ADN de un perro que llevaba muerto casi dos semanas. Anteriormente, otros caninos duplicados genéticamente fueron creados con muestras tomadas de la vida, o al muy poco tiempo del deceso del animal.

Dylan, el perro raza boxer de la familia, murió de un ataque al corazón hace seis meses después de haber sido diagnosticado con un tumor cerebral inoperable. Tenía sólo ocho años de edad.

Richard, de 43 años, viajó inmediatamente al laboratorio surcoreano Sooam con muestras de ADN de su mascota con la esperanza de crear una réplica exacta. Laura, de 29 años, había oído hablar de la clonación de perros en un documental realizado en el Reino Unido, donde Rebecca Smith había optado por tener un perro con el mismo material genético que su dachshund, Winnie.

"Yo no sabía cómo iba a ser capaz de hacer frente (sin Dylan)", aseguró la mujer al diario The Telegraph. "Pensé que tendría que tirarme de un puente o algo así."

Por desgracia, la primera muestra falló, y Richard tuvo que volar una vez más a Corea del Sur con una biopsia del abdomen de su perro. Por este tiempo, Dylan ya llevaba muerto 12 días.

Esta es la primera vez que el procedimiento, que cuesta 100 mil dólares, se logró con una muestra "descompuesta" de un animal doméstico. El laboratorio surcoreano sólo ha producido alrededor de 700 perros clonados.

"Este es el primer caso que hemos tenido donde las células se han tomado de un perro muerto después de un largo tiempo", explicó David Kim, un científico Sooam, al medio británico The Guardian. "Espero que esto nos permita ampliar el tiempo después de la muerte en el que podemos tomar células para la clonación", señaló.

Laura junto a Dylan, su perro Twitter 163
Laura junto a Dylan, su perro Twitter 163

Para poder obtener un animal doméstico genéticamente igual a uno ya fallecido, se debe recoger una muestra de tejido de la mejilla o del abdomen. Se convierte en un cultivo con el ADN del animal, que se inyecta en óvulos no fecundados de una perra sustituta. El embrión se planta entonces en la madre sustituta, y nueve semanas después se produce el nacimiento.

"Es un tema polémico y habrá gente que no está de acuerdo, pero habrá un montón que le encantaría ser capaz de hacerlo", dijo Laura.

Dos cachorros fueron clonados a partir del ADN de Dylan; el primero nació el pasado viernes bajo el nombre de Chance, mientras que el segundo, Sombra, todavía se encuentra en el vientre de la madre sustituta.

LEA MÁS:

"No puedo creer lo mucho que se parece a Dylan", explicó la mujer, "todos los colores y los patrones en su cuerpo están exactamente en los mismos lugares donde él los tenía".

La pareja planea adoptar a los dos cachorros clonados, como así también las dos madres sustitutas.

Laura y Richard, además, tienen otros cuatro perros y 11 animales en su vivienda en Skipton, North Yorkshire.

El cadáver de Dylan todavía está guardado en un congelador y será enterrado en un área especial del jardín de la casa.