162
162

Durante los años de kirchnerismo los diarios y revistas del mundo se hicieron eco de los manejos y las decisiones que tanto Néstor como Cristina Kirchner fueron tomando. Ahora que comenzó un gobierno nuevo, las críticas apuntaron a cómo fue el traspaso de mando.

La revista inglesa The Economist publicó un artículo en cual define el último recambio presidencial como "muy incómodo, incluso para los parámetros argentinos", y le atribuye la culpa a Cristina Kirchner. Primero pone el foco en que no respetó la decisión de Mauricio Macri de hacer la toma de atributos en la Casa Rosada y luego enumera algunas decisiones de la ex presidente que influirán en el nuevo gobierno, sobre todo las económicas.

"Es raro que las transiciones presidenciales sean tranquilas en la Argentina. Pero el traspaso de Cristina Kirchner a Mauricio Macri fue extraño, incluso para los estándares argentinos", dice The Economist, que luego relata la incómoda disputa por el lugar de la entrega del bastón y la banda.

"El 30 de noviembre, la señora de Kirchner firmó un decreto aumentando el gasto público en 133 mil millones de pesos y nombró nuevo embajadores en varios países, entre ellos Cuba y Australia. Y previamente, en octubre, había propuesto a dos nuevos miembros de la Corte Suprema", enumera.

Y continua: "Le deja a su sucesor un déficit fiscal del 7% del PBI, el mayor desde 1982. Con una inflación cercana al 25% y las reservas del Banco Central en niveles alarmantes, Macri no tiene tiempo que perder". Al respecto, cita al economista Dante Sica que dijo que el flamante Presidente "tiene que tomar decisiones en sus primeros días para aumentar las expectativas y restaurar la confianza en los inversores".

Según la publicación inglesa, fue una victoria de Macri que Alejandro Vanoli haya renunciado al BCRA luego de amenazar con cumplir su mandato hasta 2019. Explica que ahora Federico Sturzenegger tiene el camino libre para comenzar a gestionar y comenzar a sacar las restricciones monetarias como el cepo al dólar.

"Las primeras semanas de Macri serán una prueba de su capacidad política: por las duras medidas que tomará debe culpar, y con razón, a su predecesora", concluye el artículo.