Los ojos de América Latina están puestos en las elecciones en Venezuela

Ex presidentes de la región observarán las elecciones legislativas, invitados por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Este domingo el gobierno de Nicolás Maduro pone en juego su hegemonía en la Asamblea Nacional. Especial para Infobae

  163
163

Mientras el centro de Caracas estaba prácticamente paralizado por los dos actos de cierre de campaña, a unos 30 kilómetros y a orillas del Mar Caribe, el aeropuerto internacional de Maiquetia se transformaba en el epicentro de la democracia de toda la región. En medio de gestos de algarabía y entusiasmo de los sorprendidos viajeros y público en general, una verdadera legión de ex presidentes latinoamericanos aterrizaba en forma conjunta en el mismo avión de línea proveniente desde Bogotá.

El colombiano Andrés Pastrana, el uruguayo Luis Alberto Lacalle, el boliviano Jorge Quiroga, la panameña Mireya Moscoso y la costarricense Laura Chinchilla decidieron sumarse a la numerosa delegación de observadores internacionales que fuimos invitados por la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) para observar los comicios del próximo domingo 06 de diciembre.

El cálido recibimiento popular contrastó con el frío tratamiento recibido por parte de los funcionarios oficiales. Preguntas irrelevantes por parte de Migraciones y lentitud manifiesta en las interminables filas de la Aduana dejaron bien en claro que no somos del todo bienvenidos por la administración del presidente Maduro.

 EFE 163
EFE 163

Fuimos convocados por la oposición ante el temor generalizado de que frente a un resultado adverso, situación altamente probable, el oficialismo no lo reconozca. Los venezolanos están muy cansados de los reiterados fracasos de la revolución chavista, sobre todo en materia económica, lo que hace prever una reacción fuerte en las urnas, algo que de que cumplirse puede romper la habitual división entre las dos mitades en que se parte esta Nación.

La inflación descontrolada y la escasez generalizada de innumerables productos básicos, hace que mucha gente que hasta hace muy poco se calificaba como partidaria del gobierno, hoy esté dispuesta a darle un duro revés, a fin de mandar una señal clara de su disconformidad. Estos graves problemas no distinguen entre facciones, afectan a todos por igual.

Maduro ha sugerido que de verificarse esta situación, la revolución no se detendrá. Como este domingo se pone en juego la totalidad de las bancas en la Asamblea Nacional (el Poder Legislativo es unicameral en Venezuela) quien se haga del triunfo en las diferentes regiones obtendrá la mayoría de los asientos. Por eso, la sugerencia del Presidente de seguir adelante mediante decretos sin escuchar la voz del pueblo lo pone en una situación muy compleja y agudizan la ya peligrosa tendencia hacia el autoritarismo que ha venido mostrando el sucesor de Chávez.


Presos políticos

Abusos que se sumarían a los muy graves ya cometidos, cuando tras las verdaderas parodias de juicio, dirigentes principales de la oposición terminaron presos. Los casos más paradigmáticos aunque, lamentablemente no los únicos, son los de Leopoldo López confinado en la Prisión Militar de Ramo Verde y Antonio Ledezma, ex Alcalde Mayor de Caracas, encerrado en su domicilio por razones de salud.

La Mesa de la Unidad Democrática denunció obstáculos en el trámite del referendo revocatorio EFE 163
La Mesa de la Unidad Democrática denunció obstáculos en el trámite del referendo revocatorio EFE 163

Estos abusos son los que también denuncian los ex presidentes, algo que molesta de sobremanera al régimen bolivariano. Una revolución que se precia de popular y democrática y que transforma en presos políticos o proscribe a los dirigentes opositores con mayor llegada y carisma. Una verdadera contradicción.

A Maduro se le complica también el escenario internacional. Con los hermanos Castro, más interesados en el desembarco de cadenas de hamburguesas norteamericanas en la isla caribeña que preocupados por una posible invasión de sus marines, los venezolanos han perdido a su principal mentor y aliado. Ya no se ven legiones de médicos o maestros cubanos a cargo de las famosas "misiones" chavistas. La mayoría ya volvió a su tierra natal, y centenares de ellos desertaron y se fueron a otros países, aprovechando los escasos permisos de salida disponibles.

Escenario que se agrava por la partida al llano y pérdida del poder de su aliada y amiga Cristina Kirchner, lo que puede ir presagiando un efecto dominó en toda la región. A lo que se suma el pedido de aplicación de la cláusula democrática del Mercosur por parte del presidente electo argentino, Mauricio Macri. Demasiadas tormentas desatadas al mismo tiempo en demasiados frentes.

LEA MÁS

Venezuela tiene la oportunidad de volver dignamente a la familia de las naciones democráticas de Latinoamérica si este domingo, oficialistas y opositores aceptan lo que disponga la voluntad popular y si el presidente Maduro decide liberar a sus presos políticos, además de respetar los derechos humanos básicos, incluyendo la libertad de expresión.

A toda la región le ha costado sangre, sudor y lágrimas terminar con los autoritarismos y las dictaduras y no hay revolución alguna que justifique el retorno de aquellos días oscuros y tristes, donde tras una consigna nacional se justificaban cualquier tipo de abusos.

Ojalá así sea. El pueblo venezolano se lo merece.