163
163

V3 fue un proyecto desesperado que, de concretarse, podría haber cambiado la historia de Occidente. Iba a ser el arma más grande y potente del mundo hasta ese momento, pero la envergadura del plan lo hizo inaplicable en esas condiciones.

Sin embargo, hay registros muy claros de que se avanzó parcialmente en su construcción. Los trabajos se realizaron en un inmenso búnker ubicado en Calais, en el norte de Francia, entonces ocupada por la Alemania nazi.

El arma iba a estar enterrada. Tendría 25 cañones de 135 metros de largo, capaces de disparar una bomba por minuto cada uno.

Estarían inclinados a 50 grados, apuntando a Londres. Como lo muestra la animación del video, estarían protegidos por gigantes compuertas metálicas.

Una de las claves del V3 son las cargas eléctricas dispuestas de forma perpendicular a lo largo de los cañones, que permitirían acelerar la velocidad de salida de las bombas. La idea era que alcanzaran los 1.500 metros por segundo.

Pero nunca llegó a dispararse. Tenía problemas de diseño que la hacían muy inestable. Había muchos riesgos de que las bombas estallaran dentro de los cañones porque se sobrecalentaban demasiado.